La industria 4.0: qué es y por qué tiene importancia

La industria 4.0 implica más productividad, menos costes y un aumento de la eficiencia. Es como el internet de las cosas a escala industrial. ¿Puede permitirse ignorarlo?

En primer lugar apareció la máquina de vapor. Después la electricidad. En los años 70, la industria se automatizó. Hoy en día, una cuarta oleada tecnológica va a transformar la industria y potencialmente podría cambiar el mundo de la fabricación para siempre.

La reunión de los avances

La industria 4.0 abarca nueve tecnologías clave: los robots autónomos, la realidad aumentada, la nube, el big data y el análisis, la ciberseguridad, el internet de las cosas industrial, la integración horizontal y vertical de sistemas, la simulación y la fabricación por adición. Todas ellas ya han sido puestas en marcha de una manera u otra. El concepto de industria 4.0 las reúne y engloba en conjunto.

Estas tecnologías, integradas en un sistema coherente en lugar de funcionar aisladas entre sí, cuentan con el potencial de transformar la producción y cambiar el carácter de las relaciones, no solo entre el hombre y la máquina, sino también entre proveedores, productores y consumidores. Gracias al internet de las cosas a nivel industrial, por ejemplo, las máquinas se comunican entre sí mientras trabajan junto a los humanos y aprenden de ellos, lo cual las hace mucho más eficientes que sus predecesoras.

En la cresta de la ola

En lo que respecta a la industria 4.0, Alemania está a la cabeza. En la planta de Siemens en Amberg, las máquinas y los ordenadores gestionan el 75% del proceso de producción. Además, son capaces de prever el proceso de fabricación de un nuevo producto sin tener que ponerlo en práctica, lo que redunda en un ahorro de los enormes costes derivados de la resolución de problemas en la fase de pruebas. Esto forma parte de lo que se conoce como administración del ciclo de vida de los productos (PLM, por sus siglas en inglés).

Gracias a la cantidad de datos que se comparten en el ámbito de la industria 4.0 en cada fase del proceso de fabricación, los ingenieros pueden dar con un diseño y enviarlo a la fábrica para simular la producción. Al utilizar el software, pueden también idenfificar cualquier posibilidad de piedras en el camino.

Del mismo modo, analizando las estadísticas de cada máquina se puede optimizar la velocidad de los ventiladores, la humedad o cualquier otra variable, a fin de reducir el riesgo de error.

Mayor eficiencia

Todo esto se traduce en más eficiencia y menos costes, los factores esenciales a la hora de reforzar la competitividad, e incluso a la hora de sobrevivir en mercados en los que la demanda del consumidor es cada vez más compleja, gracias al aumento de los productos hechos a la medida de los requisitos de cada persona.

Como ejemplo de la eficacia de la industria 4.0 podemos destacar que en los últimos años la planta de Siemens en Amberg, a pesar de mantener el mismo número aproximado de trabajadores, ha aumentado su productividad hasta seis veces.

Según el informe “Smart Service Welt” de Accenture, se calcula que la industria 4.0 puede ocasionar unas ganancias anuales de eficiencia en la producción de entre el 6 y el 8%. No diga que no le hemos avisado.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.