Evaluación de los pros y los contras de la tendencia BYOD: un equilibrio delicado

El concepto del horario fijo de trabajo está desapareciendo en toda Europa, al mismo tiempo que aumenta la demanda de conectividad, por lo que muchas empresas están adoptando una política BYOD (Bring Your Own Device o “traiga su propio dispositivo”), que permite a los empleados usar sus propios aparatos tecnológicos. Pero, ¿qué supone esto para las empresas? ¿Merece la pena?

¿Beneficios sostenibles?

La estrategia BYOD tiene ventajas evidentes, entre las que destaca un gran ahorro en los costes de aprovisionamiento, mantenimiento y actualización del hardware. Este cambio a la propiedad individual supone un ahorro considerable, puesto que elimina los costosos acuerdos de compra y mantenimiento.

Sin embargo, aunque sean los empleados quienes paguen su propio dispositivo, la empresa tendrá que seguir asumiendo el pago de al menos una parte del coste de la red, lo cual puede resultar caro. Las grandes organizaciones suelen tener la posibilidad de negociar acuerdos de compra al por mayor beneficiosos, así que hay que valorar el ahorro inicial frente al que se puede producir a medio/largo plazo.

Eficiente y eficaz

Una reciente investigación realizada por Cisco ha revelado que las empresas empiezan a comprender mejor el modelo BYOD y que estar familiarizado con la propia tecnología puede aumentar la productividad.

Las estimaciones sobre el aumento real varían, pero Cisco (que también hace uso de una estrategia BYOD) lo sitúa en unos 37 minutos a la semana, lo cual equivale a unos 350 dólares por empleado.

Bien protegido

Una de las preocupaciones fundamentales que surge en torno a cualquier política BYOD es la exposición creciente de la red empresarial a dispositivos sin protección. Si algo sale mal puede afectar a su reputación, tal y como descubrió el gigante de los seguros Aviva al verse expuesto, el verano pasado, al virus Heartbleed durante el verano.

Un gran número de firmas de todo el mundo ofrecen soluciones de gestión a las empresas interesadas en explorar las posibilidades de BYOD, pero lo primero es evaluar su rentabilidad.

Piense un momento en su servicio de soporte, si cuenta usted con uno, que podría tener que ocuparse de cientos de dispositivos diferentes y de los puntos débiles propios de cada uno de ellos.

Las cifras hablan

La única forma de evaluar con precisión si la estrategia BYOD funcionaría en su organización es realizar un análisis sólido de los costes y los beneficios, comparando los ahorros inmediatos a corto plazo con los costes a largo plazo. El modelo debe ser flexible y tener en cuenta el posible impacto de un fallo de seguridad.

Resulta significativo, al menos en la etapa actual, el reducido número de grandes empresas que practican oficialmente el BYOD oficial, frente a la mayor tendencia a asumir los riesgos asociados entre las pequeñas y medianas.

Vuelva a la página temática sobre movilidad para aprender más sobre cómo mantenerse usted y a su equipo al día en este sector que avanza tan rápido.

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.