Cinco consejos para directores informáticos recién nombrados

Ser un trabajador competente no garantiza que se vaya a ser un buen director informático. El salto a la dirección es mayúsculo y, sin las habilidades y la actitud adecuadas, pueden surgir muchos problemas. He aquí cinco consejos para ayudarle a recorrer este camino.

1. Conozca los distintos estilos de dirección

Según una investigación de la consultora Hay Group, hay seis estilos diferentes de dirección: orientativo, coercitivo, afiliativo, participativo, imitativo y capacitador. La investigación reveló que los directores eficaces no se ciñen a un solo estilo, sino que usan uno u otro en función de la situación. En épocas de crisis, por ejemplo, tiene sentido motivar con amenazas y disciplina, pero si actúa así continuamente acabará trabajando con un personal desmotivado. Familiarícese con los distintos estilos y aplíquelos cuando sea necesario, conseguirá resultados y además aumentará la moral.

2. Sea coherente

Tampoco es bueno que actúe como si fuera una persona distinta cada día. Los empleados necesitan estabilidad y saber a qué atenerse. Si actúa de forma errática y sufre cambios de humor, sus trabajadores no sabrán que esperar y acabarán surgiendo problemas. Adopte un punto de vista imparcial y escuche a todas las partes para ser objetivo, no permita que sus emociones se apoderen de usted.

3. Dedique tiempo a conocer el negocio

Lo peor que podría hacer es llegar el primer día y cambiar por completo el negocio. Si es nuevo en la empresa, dedique tiempo a conocer cómo funciona, qué clase de personalidades lo componen y qué hace cada persona cada día. Si acaban de ascenderle, lo que parecía sencillo puede que ya no lo sea en su nuevo puesto. Sea paciente, pregunte y aprenda antes de introducir cualquier cambio importante.

4. Construya relaciones a largo plazo

Según la empresa de consultoría Hagberg Consulting Group, que desarrolla programas de formación para la industria de la alta tecnología, los profesionales informáticos no suelen desempeñar bien puestos de dirección de personal. Las pruebas sugieren, por desgracia, que tienden a ser rígidos, inflexibles y no escuchan mucho lo que sus colegas tienen que decir. Asegúrese de conocer a todos los miembros del equipo y de construir relaciones duraderas. Pídales su opinión con frecuencia y no tenga miedo de usar las ideas que propongan para solucionar problemas. Reconozca que el mérito es de otros cuando sea necesario y sus colegas le respetarán.

5. Dé ejemplo

Debe demostrar por qué está ahí. Involúcrese en las tareas y demuestre a sus colegas que puede intervenir y ocuparse de las obligaciones de otros si es necesario. Proyecte una imagen de confianza y compostura y ganará credibilidad. Sin ella, muchos pondrán en duda la razón por la que le han dado el puesto.

Emplee estos consejos y se convertirá en el jefe para el que todo el mundo querría trabajar.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.