¿Le interesa la tecnología de drones? 2017 puede ser su año

Brid-Aine Parnell

12/02/2017

Las lagunas en la legislación que regula el uso de drones han frenado el crecimiento espectacular que se vaticinaba en el sector. Por ello varios países europeos y organismos de la UE están redactando una normativa específica para drones, en la que se aborden temas como las licencias, las sanciones por uso indebido y la gestión del tráfico aéreo, lo que dará lugar a la apertura de nuevos frentes en la industria para la inversión y la colaboración.

 

Parece que 2017 podría ser el año en que se despeja la incertidumbre que pesa sobre el uso de drones. Se está elaborando una nueva normativa europea, lo que favorecerá la inversión en este sector de rápido crecimiento.

El mercado de los drones se encuentra ahora mismo en una situación interesante. Los expertos llevan tiempo prediciendo el vertiginoso despegue del sector y los primeros indicios sugieren que no andan desencaminados. Sin embargo, el panorama ha sido desalentador para los inversores debido al gran número de lagunas jurídicas sin resolver en torno al uso de vehículos aéreos no tripulados (VANT). El sector se ve obstaculizado por interrogantes sin respuesta, desde no tener una idea clara de quién debe regular el uso de los VANT hasta quién debe controlar el espacio aéreo reservado para ellos o cómo supervisar a los pilotos.

Europa pone la mirada en el cielo

A pesar de todo, se percibe una luz al final del túnel. A finales del pasado año, Reino Unido anunció la posibilidad de obligar a los compradores de drones a registrarlos y superar una prueba de seguridad, similar al examen teórico que se realiza para obtener el carné de conducir. Actualmente el gobierno está estudiando los detalles de la normativa y planteando un endurecimiento de las sanciones por sobrevolar zonas prohibidas.

En Francia, el servicio público de correos está haciendo una prueba con drones que entregan paquetes una vez a la semana y a lo largo de una ruta fija de 14 kilómetros. Por otro lado, el gobierno sueco tiene previsto echar por tierra la obligación de los propietarios de drones de obtener una licencia para el uso de VANT con cámaras, ya que la actual normativa supone en la práctica una prohibición del uso de drones.

Según Andrew Charlton, director ejecutivo de Drone Alliance Europe (DAE), 2017 será un año histórico en cuanto a avances en la legislación para toda Europa.

«La Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea están finalizando la elaboración de la reforma del Reglamento Básico de 2008 de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA). En su borrador, un apartado del reglamento establece un marco normativo de alto nivel sobre drones para toda Europa: el primer avance prometedor para fortalecer el mercado europeo de estas aeronaves. Se prevé que las negociaciones a tres bandas entre los tres organismos europeos comiencen a mediados de febrero y está previsto llegar a un acuerdo final a mediados de 2017», afirma Charlton.

Una normativa bien definida facilita el crecimiento

Si las leyes obtienen más transparencia, el prometido crecimiento del sector tendrá margen para florecer. Según Sue Wolfe, directora de desarrollo empresarial de la asociación británica de sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (ARPAS-UK), los VANT ya se utilizan para fines más variados que hace unos años.

«Los drones se están empezando a ver por todas partes en nuestra sociedad y con creciente frecuencia se consideran una herramienta de trabajo más. La ARPAS-UK ha engrosado su lista de miembros (negocios comerciales con operaciones relacionadas con drones) en más de un 300 % en el último año, lo que refleja los cambios sustanciales de los que estamos siendo testigos», afirma Wolfe.

»Según una encuesta reciente entre los miembros de nuestra asociación, se han producido cambios proporcionalmente significativos en el uso de los drones. Se ha pasado radicalmente del terreno de la televisión, el cine y los medios de comunicación a las tareas de inspección de edificios y estructuras, junto a otras aplicaciones industriales. Su uso también se está extendiendo rápidamente en el ámbito medioambiental, como la observación de los efectos del cambio climático, la defensa contra inundaciones, o la protección de ecosistemas, mediante técnicas que antes no existían o eran extremadamente costosas.

»Asimismo, los drones han dejado de utilizarse únicamente para la recopilación de datos. Por ejemplo, cada vez se usan más para el reparto de medicamentos. Gracias a las ventajas que ofrecen, el empleo de drones en ayuda humanitaria está aumentando a buen ritmo, sea para llegar a comunidades apartadas o incluso, en las sociedades occidentales, para evitar los atascos de tráfico en situaciones que requieren una respuesta inmediata».

Ventajas del trabajo en equipo

La Empresa Común SESAR es una iniciativa paneuropea financiada con capital público y privado cuyo fin es dotar a Europa de una infraestructura de alto rendimiento para la gestión del tránsito aéreo. Según SESAR se prevé que en 2050 se usarán más 400 000 VANT para fines comerciales y públicos. Ante tal situación, el mercado de los drones sigue expandiéndose y serán necesarios más cambios normativos para aprovechar este crecimiento.

«La UE debe apoyar el desarrollo de un marco interoperable y de bajo coste para la gestión de tráfico de aeronaves no tripuladas, que fomente la integración segura del creciente uso de drones», comenta Charlton, director ejecutivo de DAE.

»Este sistema no solo generará y mantendrá la confianza en torno a la fiabilidad y seguridad de las operaciones con drones, sino que también dará espacio a las diferentes aplicaciones avanzadas que llevarán al sector al éxito comercial y a la consiguiente creación del empleo. Una parte esencial será un sistema de registro sencillo pero eficaz que permita a los cuerpos de policía y otros organismos encargados de la ejecución de las leyes identificar a los propietarios de drones que hagan un uso indebido de ellos».

»Finalmente, la UE debe elaborar un marco regulatorio que garantice la flexibilidad de uso de la tecnología de drones, con o sin licencia».

Aún no se ha finalizado el trabajo, pero los gobiernos de Europa y del resto del mundo caminan en la dirección correcta en su labor de legislar sobre el uso de drones. Una vez vigente la legislación definitiva, no habrá nada que frene el crecimiento del sector y será el momento idóneo para pensar en invertir y participar.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.