La escena de las startups en el sur de Europa se caldea

Brid-Aine Parnell

19/08/2015

En el sur de Europa aún sentimos los mordiscos de la crisis financiera mundial, pero esto no ha evitado que el nuevo panorama tecnológico esté que arde.

La crisis financiera internacional se ha agarrado a las zonas meridionales del continente más tiempo que al norte de Europa o a EE. UU. La tasa de desempleo sigue siendo alta en países como España o Italia, y Grecia ha sido la protagonista de los titulares económicos durante meses debido a sus permanentes dificultades con la deuda y su posible salida forzada de la unión monetaria europea o “Grexit”.

A pesar de las dificultades económicas, sin embargo, las empresas startup tecnológicas empiezan a medrar en la región. El sector podría estar bastante retrasado con respecto a sus homólogos en el Reino Unido o Escandinavia, pero cuando una industria empieza a organizar eventos propios es señal de que va por buen camino. La feria anual South Summit, en España, reúne a las startups del sur de Europa con personas de talento de los países mediterráneos y latinoamericanos e inversores de todo el mundo.

Algunos nombres preeminentes de la zona, como CartoDB, ByHours, Bluemove y Tyba han aparecido en el concurso de startups de la feria y han crecido exponencialmente en los últimos años.

“Hace cinco años ya había algunas startups aquí en Madrid, pero estaban bastante escondidas (literalmente, en oficinas que estaban en sótanos) y su exposición al mercado era mínima. Por aquel entonces Lisboa casi no tenía nada, y la escena startup de Barcelona crecía poco a poco, pero no a escala europea ni internacional”, afirma Eiso Kant, cofundador y director general de Tyba. “En cinco años, el panorama ha cambiado mucho”.

Tyba ha adoptado un enfoque nuevo sobre la contratación centrada en el sector de las startups. En él se presenta a los empleados potenciales un directorio de estimulantes empresas jóvenes en las que trabajar. Al mismo tiempo, la empresa empareja a los desarrolladores con los puestos disponibles en función de su historial laboral. La empresa tiene intención de aumentar su plantilla de 28 a 42 trabajadores a finales de este año y ha reunido 4,5 millones de euros en financiación desde que se fundó hace cuatro años.

La contratación también ha sido la jugada maestra de uno de las nuevas empresas de más éxito en España, JobandTalent. La empresa utiliza el historial de los empleados para emparejarlos con el puesto adecuado mediante algoritmos únicos. El sitio web funciona ahora desde Londres y Madrid y cuenta con más de cinco millones de usuarios registrados y una inversión de millones de dólares. Hace poco que culminó una ronda de financiación de serie A valorada en 23 millones de euros en mayo, dirigida por una empresa española de capital riesgo llamada Kibo Ventures y la empresa española de capital privado Qualitas Equity Partners.

La inversión local en startups ha sido un fenómeno fundamental de la escena en el sur de Europa, pero Kant afirma que esto está cambiando.

“Hay muchas startups que no tienen orientación local, sino global, hacia Europa, España o América Latina. Están empezando a darse cuenta de que, ya que compiten a escala europea o global, es mucho mejor para ellas competir por la financiación a esa misma escala”, explica.

“Normalmente se obtienen tasaciones mucho mejores que a nivel local, y mayores cantidades de dinero, porque, por ejemplo, si estoy en Londres y busco financiación por medio millón de libras, esa cantidad me rinde dos o tres veces más en el sur de Europa que en el Reino Unido”.

El coste y la calidad de vida suponen una ventaja inmensa a la hora de hacer negocios en el sur de Europa y es parte del motivo por el que las startups de la zona están floreciendo, según Kant.

“Es muy fácil convencer a la gente de que se mude al sur de Europa”, afirma. “Tenemos británicos, americanos, finlandeses, suecos, alemanes y muchas más nacionalidades que trabajan para nosotros. Por ejemplo, alguien que gane 80 000 libras al año en Londres, si viene aquí, con 30 000 libras al año tendrá seguramente una vivienda mejor, más calidad de vida y más capacidad de ahorro, simplemente debido al coste de vida”.

Por el momento la inversión extranjera procedente de Asia y de Estados Unidos en este mercado está limitada, pero el Reino Unido y Europa meridional empiezan a mostrar interés por las startups del sur de Europa. Hay incluso una empresa del que ha obtenido el estatus de “unicornio”, es decir, una startup tecnológica con una valoración de 1.000 millones de dólares como mínimo. El minorista YOOX, con sede en Italia, es el único unicornio del sur de Europa desde el año 2000, según la investigación realizada por el banco de inversión británico GP Bullhound. Casi la mitad de los 40 unicornios europeos están basados en el Reino Unido, con Suecia, Alemania y Rusia también en los puestos de cabeza en la lista.

Sin embargo, YOOX, fundada en el año 2000 por el ex-banquero de inversiones Federico Marchetti, ha hecho un negocio enorme de la venta al por menor por internet, lo suficiente como para convertir la empresa en el grupo YOOX, un conglomerado de comercio electrónico que sirve a más de 100 países de todo el mundo.

La crisis financiera internacional podría haber impulsado a más gente a asumir riesgos y convertirse en emprendedores, pero Kant no cree que sea esto lo que fomenta el crecimiento del panorama en el sur de Europa.

“Ahora hay un ecosistema mayor, hay más visibilidad de las empresas que lo están haciendo bien y más inversión”, concluye.

Si añadimos a eso el coste reducido y la alta calidad de vida resulta fácil ver por qué hacer negocios en el sur está seduciendo a los emprendedores tecnológicos.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.