La transición de los centros de datos hacia una actitud ecológica

Tikiri Wanduragala

29/01/2016

Tikiri Wanduragala, asesor sénior de sistemas de servidores x86 para EMEA , analiza qué está haciendo el sector de los centros de datos para adoptar una actitud ecológica y lograr una mayor eficiencia energética

He recibido muchos comentarios a mi artículo de revisión de 2015 en los que se me pide que amplíe uno de los asuntos que abordé brevemente, la idea de los centros de datos verdes y la eficiencia energética, así que eso es precisamente lo que me dispongo a hacer.

Como ya afirmé en dicho artículo, uno de los impulsores principales de una mayor eficiencia energética en los centros de datos es el ahorro que esta puede suponer, algo innegable en muchos aspectos del sector tecnológico. Básicamente, el centro de datos ha sido gestionado tradicionalmente por parte del personal informático y su responsabilidad ha sido para con la empresa. Su rendimiento se ha basado en su capacidad de disposición y ejecución de los servicios, y sus costes se han contemplado en términos de infraestructura. Ellos no pagaban las facturas.

Sin embargo, en la actualidad todo está centralizado y hay mucha más concienciación sobre los costes. Si se pueden reducir los costes energéticos, este ahorro repercute directamente en los beneficios de la empresa. Se trata de un ahorro instantáneo: la inmensa mayoría del resto de proyectos pueden tardar meses, incluso años, en ofrecer beneficios económicos.

Pues bien, ¿cómo vamos a abrazar todos la ecología y la eficiencia energética en nuestros centros de datos? Bueno, mediante ciertos métodos diferentes.

Reducción del número de servidores

Esto, por descontado, se consigue mediante la consolidación de los servidores. Todos conocemos la Ley de Moore, que enuncia básicamente que es posible doblar la capacidad cada 18 meses. La implicación de esto es que cada 18 o 24 meses es posible, si se toma la decisión de realizar las mejoras, reducir drásticamente el número de servidores que se emplea.

En el pasado era común depender de un servidor durante mucho tiempo, años en algunos casos. Sin embargo, un servidor así es muy poco eficiente en términos energéticos, ya que usa tecnología del pasado. Por tanto, consolidar los servidores y mantenerse al día de los cambios tecnológicos pueden tener un impacto muy significativo.

Gestión y control

Conocer y comprender el problema puede ayudar a los centros de datos a mejorar su eficiencia energética. XClarity es nuestro producto para gestionar sistemas, que reúne información sobre todos los servidores de Lenovo y destaca cómo están funcionando. Una buena aplicación de XClarity es para el análisis energético: una vez que se comprueba lo que ocurre, se puede emplear el grupo de servidores en cuestión de una manera más eficiente.

Por ejemplo, si se tiene un servidor funcionando a un 50% de su capacidad podría decidirse contar con un segundo servidor online para emplear un 10% adicional. Sin embargo, XClarity recomendaría aumentar la carga del primer servidor. La razón de esto es que se utilizará mucha energía simplemente para mantener el funcionamiento del segundo. El servidor actual ya cuenta con dichos recursos de funcionamiento.

Si es posible controlar el estado del servidor se pueden desplazar las cargas de trabajo en función de lo que se esté utilizando en los servidores operativos existentes. Esto implica que se podrá apagar o hibernar servidores en desuso. Y eso supondrá un ahorro inmenso.

Trabajar a la temperatura adecuada

Se ha realizado una gran cantidad de trabajo para aumentar la eficiencia de los propios servidores en términos de refrigeración. Antiguamente los centros de datos funcionaban normalmente a 18 ºC, y para alcanzar esta temperatura era necesario refrigerarlos. Por eso una parte importante de la energía no se dedicaba a la computación, sino al acondicionamiento térmico. Sin embargo, al aumentar la temperatura operativa de la toma de aire para el funcionamiento de los servidores, y por tanto al reducir la necesidad de refrigeración, se ahorra energía y potencialmente también dinero.

La temperatura de toma de aire para todos los servidores de Lenovo es de 40 ºC, lo que quiere decir que ahora los centros de datos podrán operar a 25 ºC en lugar de 18 ºC, o incluso a 28 ºC. Uno de los clientes que ha realizado este cambio ha informado de que el ahorro en la factura energética alcanza el 40%.

Además de esto, las innovaciones en la refrigeración con agua están suponiendo un paso muy importante para el sector. Uno de estos desarrollos se denomina intercambiador de calor de puerta trasera. Se basa en un flujo de agua fría que circula a través de la puerta del rack del servidor para refrigerarlo. No interfiere en absoluto con los servidores, ya que la refrigeración de los mismos sigue siendo con aire. Esto se puede poner en práctica con cualquier servidor y rack de Lenovo, incluso con los más antiguos.

Otro enfoque que está atrayendo mucha atención ahora mismo, especialmente en el ámbito de la computación de alto rendimiento (HPC), es la refrigeración directa por agua. Un magnífico ejemplo de esta práctica es el Centro Leibniz de Supercomputación (LRZ) en Múnich, Alemania. Aprovechan el agua caliente que se ha utilizado para refrigerar los servidores y la utilizan para calentar el edificio. Esto ha contribuido a que el centro reduzca sus costes energéticos en un 35%.

Desde mi punto de vista, este es un uso realmente vanguardista de la tecnología de refrigeración de servidores: es revolucionario y creo que se popularizará mucho más en los próximos años. De hecho, las empresas de alojamiento ya están demostrando un gran interés por ello.

En realidad, los clientes muestran su interés por centros de datos más eficientes en general, no solamente por los aspectos mencionados en los ejemplos anteriores. Los clientes se centran ahora en una visión panorámica en lugar de hacerlo en los costes, la capacidad o el servidor físico. Están siendo sensatos y analizando cuánto pueden hacer por vatio o por rack, por ejemplo.

Esta es una manera mucho mejor de concebir el centro de datos, y yo espero que tenga continuidad.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.