La tecnología y yo: La revolución de los complementos inteligentes

Las pulseras de actividad parecerán una moda pasajera, pero Brid-Aine Parnell ha descubierto que los datos que se extraen al saber cuánto nos movemos cada día pueden dar lugar a cambios sencillos con efectos muy profundos en nuestras vidas.

Todos hemos oído hablar de la revolución de los complementos inteligentes. Y desde que se empezó a hablar de ella, se vienen oyendo críticas. Parecía un tanto extraño que, justo cuando los fabricantes de móviles nos habían acostumbrado a mirar el teléfono en lugar de la muñeca para ver la hora, empezasen a aparecer relojes inteligentes. La idea de unas gafas inteligentes es poco atractiva y propensa a accidentes, especialmente para quienes no llevan gafas normalmente.

Nunca me imaginé que usaría uno de estos dispositivos y aún no estoy lo bastante convencida para comprar uno, pero me entregaron uno en el trabajo y, a pesar de que era una de esas pulseras de actividad, decidí probarlo.

Lo primero que descubrí es que muchos de estos dispositivos de “fitness” no tienen que ver con salir a correr o contar las calorías de las comidas. Son para hacer un seguimiento continuo de tu salud y estilo de vida.

El mío cuenta con un sensor que registra mis movimientos nada más, lo cual me hizo pensar que era caro para su poca utilidad. Pero es increíble lo mucho que se puede aprender del movimiento. Lo primero, y más evidente, es cuántos pasos das cada día. No cuando estás haciendo ejercicio, sino en las actividades cotidianas.

Y lo que es aún más interesante, el sensor de movimiento vigila tu descanso, registrando incluso las fases de sueño ligero o profundo, en el que te mueves menos. Con estos datos se puede llegan a todo tipo de conclusiones gracias a la aplicación asociada y, con el tiempo, ayudan a comprender ciertos aspectos de tu vida.

Por ejemplo, los científicos y los médicos siempre nos recuerdan que necesitamos un número mínimo de horas de sueño, pero no se ponen de acuerdo en cuál. Según los datos de la pulsera, las horas que dormimos afectan el número de pasos que damos al día siguiente. Es increíble cómo se reduce la energía que ponemos dedicamos a la misma rutina de casa-trabajo-casa cuando estamos cansados. A lo mejor no sales a comer, o te compras un bocadillo en un lugar cercano.

Esta información puede ayudarnos a saber cuántas horas necesitamos dormir para estar más despiertos y ser más productivos. Incluso, si se comparten los datos de forma anónima, pueden ayudar a sacar conclusiones más generales sobre los patrones de sueño y ejercicio que recibe el usuario en forma de consejos para el día a día.

Además, ¿he mencionado que te despierta cada mañana vibrando suavemente contra tu muñeca en el intervalo de 20 minutos en que te tienes el sueño más ligero? Una forma muy agradable de despertarse.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.