¿Cuáles son las principales previsiones informáticas empresariales para 2016?

Joe Svetlik

16/12/2015

Después de mirar nuestra bola de cristal, y en línea con las tendencias actuales, prevemos cuáles serán los temas candentes en el mundo de la informática y la empresa el año que viene.

Movilidad empresarial

La movilidad empresarial es ya un tema recurrente en el mundo informático, pero va a adquirir aún más relevancia. Según el informe VMWare 2015 Business Mobility Report, dos terceras partes de los líderes informáticos van a dar prioridad a este campo en 2016. De hecho, la movilidad aparece constantemente a la cabeza de la lista de prioridades  de los líderes informáticos y empresariales. Pero queda mucho camino por recorrer. La mayoría de las organizaciones cuentan solo con apps básicas de productividad individual, como calendarios y correo electrónico. Aún hay pocas que tengan soluciones de productividad en las que pueda colaborar la plantilla. Además, recelosos de la amenaza de la informática en la sombra o Shadow IT, no quieren que los empleados usen servicios en la nube disponibles para el público general, como Google Docs. Cabe esperar un fuerte énfasis en las soluciones de productividad de equipos en 2016.

La malla de dispositivos (device mesh)

La empresa de análisis Gartner pronostica que esta será una de las tendencias tecnológicas estratégicas más importantes del próximo año. Se refiere a un conjunto creciente de dispositivos terminales que se utilizan para acceder a aplicaciones e información o para interactuar con otras personas, comunidades sociales, gobiernos y empresas. En este conjunto se incluyen los aparatos móviles, la tecnología para vestir y los dispositivos ambientales como los sensores del Internet de las cosas (IoT). En un informe diferente, Gartner ha predicho que en 2016 ya habrá 6400 millones de “cosas” conectadas al Internet de las cosas, lo que supone un incremento del 30 por ciento con respecto a 2015. Y esto nos lleva a…

La información sobre el todo

Toda esta cantidad de dispositivos implica que habrá una cantidad ingente de datos pululando por ahí: cada terminal produce, utiliza y transmite información, y no solo texto, vídeos y audios, sino también información contextual y sensitiva. La información sobre el todo funciona como un mecanismo de indexación para el Internet de las cosas, y aúna estrategias y tecnologías para vincular todos los datos de todas estas fuentes. La información dejará de existir de forma aislada y adquirirá sentido y contexto mediante los avances en herramientas semánticas como las bases de datos orientadas a grafos. Todo esto, si se lleva a cabo correctamente, debería reforzar las capacidades tanto de empresarios como de empleados.

Aprendizaje automático avanzado

El aprendizaje automático también se denomina inteligencia artificial, o IA, abreviado. Es el fundamento de Google Now y las asistentes personales Siri, de Apple, y Cortana, de Microsoft, pero también tiene implicaciones más profundas para la informática y las empresas. Esto se debe a que los algoritmos se están volviendo tan avanzados que pueden hacer las tareas humanas mejor que las propias personas. El aprendizaje automático avanzado implica la evolución de las redes neuronales profundas (DNN) a una etapa en la que aprenden de manera autónoma a percibir por sí solas el mundo. Las máquinas podrán aprender sin ayuda, y aunque el año que viene no empezarán a quitarnos el trabajo aún, las empresas estarán vigilantes a la tecnología para ver cómo se desarrolla y cómo podrán aprovecharla para adquirir una ventaja competitiva.

Arquitectura de seguridad adaptativa

Sony, TalkTalk, T-Mobile, Scottrade… la lista de empresas que han sido hackeadas últimamente no deja de crecer. Por eso es seguro que el mundo empresarial se centrará en la seguridad en 2016. Según un informe, Sony no tenía mecanismos de “protección básica” activados, lo que en 2014 condujo a uno de los mayores ciberataques de la historia empresarial. Ninguna otra firma querrá cometer el mismo error. A medida que aumenta el uso por parte de las empresas de servicios basados en la nube y API abiertas, depende de los líderes informáticos detectar, bloquear y responder a las amenazas. Es previsible que la autoprotección de las aplicaciones, además de los sistemas de análisis de comportamiento de usuarios y entidades, desempeñen un importante papel a la hora de mantener la seguridad de las empresas.

Complementos inteligentes

Los complementos inteligentes (o tecnología ponible) rebosan de popularidad ahora mismo, y es una tendencia que continuará en 2016. Con la irrupción de las generaciones Y y Z en el mercado laboral, los complementos inteligentes adquirirán importancia en nuestros hábitos de trabajo. Según un estudio, el 71% de los jóvenes entre los 16 y los 24 años quiere utilizar tecnología ponible. De hecho, se espera que el sector crezca en un 35% en los próximos años. Algunos empleadores ya utilizan los complementos inteligentes con el objetivo de controlar la salud, la actividad y la productividad de sus empleados. Cabe esperar que esta práctica se generalice en 2016.

Informática híbrida

Cada vez más, las empresas subcontratan su infraestructura y sus servicios informáticos a medida que aumenta la necesidad, a la vez que mantienen algunos de sus procesos internos existentes. Esta combinación a medida les permite permanecer ligeros y ágiles, y por tanto competitivos , en el ámbito empresarial sin contraer más cargas que aquellas a las que pueden hacer frente con sus recursos.

Centros de datos de siguiente generación

La necesidad creciente de centros de datos más grandes y mejores va de la mano del surgimiento de la informática híbrida. Los centros de datos con operación externa dan más flexibilidad, escalabilidad y resiliencia a las empresas, y les permiten ampliar sus capacidades informáticas como nunca. La previsión es que el año que viene veamos un aumento de los centros de datos modulares, lo que implicará mayor velocidad y eficiencia energética.

En definitiva, 2016 parece abocado a ser el año en el que las principales tendencias informáticas seguirán ofreciendo numerosas oportunidades de cambio dinámico.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.