El hardware se pone al día con la movilidad empresarial en el CES 2016

Brid-Aine Parnell

19/01/2016

La nube es omnipresente, las tabletas están por fin adaptados a la empresa y los coches autónomos podrían permitir que los empleados trabajen de camino a la oficina.

El Consumer Electronics Show (CES) es principalmente, como su propio nombre indica, un lugar en el que echar un vistazo a los últimos aparatos y dispositivos de consumo. Pero esto no implica que no haya sitio para la tecnología en el ámbito empresarial.

El protagonista absoluto hoy en día en el mundo corporativo es la movilidad, pero anteriormente muchas empresas eran proclives a quedarse en el detalle de ofrecer un smartphone a sus empleados como mucho. Aparte de que ya es tradicional que la absorción de nuevas tendencias sea lenta, las empresas han estado reticentes a convertirse realmente en entidades móviles hasta que la tecnología ha estado preparada para proporcionar un entorno de trabajo completo para todos los miembros de la plantilla. A juzgar por lo que se ha podido ver en el CES, el momento ha llegado.

La puesta de largo de la nube

El concepto de la nube ya no solo se refiere a un puñado de ofertas de nicho o almacenamiento sencillo: hoy en día hay empresas completas que operan satisfechas con software e infraestructura como servicio, lo que permite a los empleados interactuar con la oficina desde cualquier lugar. Mientras tanto, las aplicaciones a más bajo nivel (por ejemplo compartir documentos o establecer programas y comunicaciones de oficina cooperativa) funcionan mejor que nunca e implican que los trabajadores pueden llevar con facilidad un proyecto conjunto aunque estén repartidos entre Londres, Bonn y Madrid.

Empresas tan variadas como BMW o Cisco han mostrado sus ofertas más recientes en la feria y han demostrado que cualquier persona y cualquier objeto puede conectarse a la nube a día de hoy. BMW se sube al carro del Internet de las cosas con su sistema inteligente Open Mobility Cloud, que conecta los dispositivos domésticos y los teléfonos inteligentes con aparatos como su Mobility Mirror, un retrovisor que funciona a la vez como dispositivo para mostrar información y actualizaciones importantes. Por su parte, Cisco está haciendo un hueco a los vídeos en la nube para presentárselos a emisoras y empresas de comunicación mediante su servicio Infinite Video, que puede ofrecer contenido en directo y bajo demanda.

Un hardware diligente

La guinda del pastel para las empresas siempre ha sido el hardware, y los fabricantes han intentado presentar sus tabletas como dispositivos que merecen la pena para el mundo empresarial, mediante la ruptura de las fronteras entre portátiles y tabletas. La nueva tableta ThinkPad X1 anunciado por Lenovo puede funcionar como tableta y como portátil, cuenta con un proyector y una cámara 3D, y está dotado de módulos personalizables para presentaciones, una mayor durabilidad de la batería y mucho más. La empresa ha afirmado, mientras desarrollaba la tableta X1, que ha llevado a cabo investigaciones en profundidad para descubrir exactamente qué es lo que los profesionales informáticos esperan de un dispositivo.

En su presentación durante la feria, Yang Yuanqing, presidente y director ejecutivo de Lenovo, afirmó que la estrategia general del fabricante de hardware es aumentar la productividad de sus dispositivos al asegurarse de que todos están conectados a la nube.

En esta edición del CES también se ha puesto de manifiesto el posible futuro de la movilidad empresarial. Los coches autónomos podrían permitir a los empleados empezar a trabajar mientras se desplazan a la oficina, mientras que las aplicaciones de realidad aumentada adquirirán un valor incalculable a la hora de compartir y manipular proyectos o manuales de reparación, por citar solo un par de ejemplos.

Gracias a un hardware de alta potencia y con la nube a tiro de piedra, las empresas ya pueden dar el paso definitivo hacia la movilidad – y vislumbrar también en qué dirección avanzan.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.