Realidad aumentada y realidad virtual: tecnologías inmersivas para la empresa

Brid-Aine Parnell

02/02/2018

La realidad aumentada y la realidad virtual (RA/RV) no solo son tendencias en el ámbito de los videojuegos sino tecnologías dispuestas a revolucionar el mundo de los negocios a todos los niveles.

Los investigadores de IDC estiman que los ingresos mundiales en el mercado de la RA/RV se duplicarán como mínimo en cada uno de los próximos cuatro años, ascendiendo de 11 400 millones de dólares de gasto total en productos y servicios en 2017 a casi 215 000 millones de dólares para 2021.

«Los segmentos de consumo, comercio minorista y manufactura serán los primeros en invertir y adoptar la  RA y la RV», comenta Marcus Torchia, director de investigación de IDC Customer Insights & Analysis. «Sin embargo, otros sectores como el gubernamental, el transporte y la educación aprovecharán las capacidades transformativas de estas tecnologías».

«Con ejemplos de uso que abarcan entornos tanto de RA como de RV, observamos una importante oportunidad para que las empresas redefinan cómo interactúan los usuarios en los procesos empresariales y las tareas cotidianas».

En diversos sectores

La RA y la RV ya se están adoptando en una amplia variedad de sectores, como automoción, sanidad, turismo, construcción y manufactura. La capacidad de ver nuevos productos o entornos en un mundo virtual e interactuar con ellos es transformadora y puede ahorrar a las empresas la fabricación de costosos prototipos, ayudar en la formación del personal e impulsar una colaboración productiva entre empleados.

Por ejemplo, en los procesos de fabricación permite a los trabajadores ver y manipular un nuevo producto virtualmente mientras lo perfeccionan y colaboran en su diseño a kilómetros de distancia. Permite incluso formar a los empleados en la fabricación de ese producto antes de llegar a la línea de montaje, evitando el desperdicio de materiales.

Estas mismas capacidades pueden facilitar la formación de cirujanos y ayudarles a desarrollar nuevas técnicas quirúrgicas sin poner vidas en peligro. Con la RV, los compradores pueden experimentar un destino vacacional o probar cómo quedan los muebles en sus hogares antes de decidirse a comprar.

En el sector de la construcción, los trabajadores pueden utilizar la realidad aumentada para visualizar los planos mientras recorren la obra o planificar el desarrollo de la construcción, así como decidir cuándo y dónde deben estar los electricistas, fontaneros o albañiles. Una vez que comienza el trabajo, los obreros que encuentren problemas pueden hablar con los ingenieros y arquitectos, que a su vez pueden transferirles la solución a los cascos para que la visualicen.

Maximizar el potencial empresarial

Estas no son más que algunas de las aplicaciones de la RA y la RV. Y la pregunta del millón es: ¿Por qué ha tardado tanto en emprender el crecimiento esta tecnología? Debido al fracaso de las gafas Google Glass, la RA pareció una moda pasajera, si bien se rumorea que se va a relanzar con el nombre de Project Aura. Entretanto, la larga espera hasta llegar a un dispositivo de RV con un precio realista ha hecho que la adopción generalizada parezca algo remoto.

Pero aunque los titulares solo hablen de tecnología punta y funciones para el consumidor, la industria y las empresas han ido adoptando en silencio las primeras innovaciones. Por ejemplo, el Smart Helmet, o casco inteligente, creado por DAQRI, aporta a los trabajadores de campo funciones de visualización de datos e instrucciones de trabajo guiadas mediante RA.

En el informe Hype Cycle for Emerging Technologies 2017 de Gartner, tanto la RA como la RV han traspuesto la cumbre de las expectativas exageradas (Peak of Inflated Expectations) y van bajando por la ladera de la ilustración (Slope of Enlightenment), para llegar al llano de la productividad (Plateau of Productivity), con la RA ligeramente retrasada respecto a la RV.

Estas tecnologías no son modas pasajeras de relumbrón sino elementos que aumentan la eficiencia y la productividad, capaces de ahorrar costes y revolucionar la formación, la colaboración, la investigación y el desarrollo, por no decir la experiencia de los clients.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.