¿Qué puede hacer un superordenador por ti?

Roger Laing

01/08/2018

Los superordenadores no solo sirven para investigaciones y descubrimientos científicos avanzados, sino que suponen una auténtica diferencia en la vida cotidiana. Además, los superordenadores como servicio ya están al alcance de todo tipo de empresas, tanto consolidadas como emergentes.

Aunque parezca ciencia ficción, los superordenadores sí marcan la diferencia en la vida diaria. Tienen la capacidad de procesamiento para entender nuestro mundo, y la vamos a necesitar: en 2020, el volumen de tráfico web mundial anual ocupará más de 500 000 millones de DVD (dos zettabytes)1.

Solo con los superordenadores y la informática de alto rendimiento (HPC) que ofrecen, podremos realizar cálculos masivos con la rapidez necesaria para interpretar esta montaña de datos en constante crecimiento.

 

El tamaño sí importa

Estos superordenadores están conectados a miles de procesadores para trabajar en paralelo. Actualmente, los más rápidos del mundo resuelven problemas a una velocidad medida en petaflops: un petaflop equivale a mil billones (1015) de operaciones de punto flotante por segundo (flops). La próxima generación de superordenadores a exaescala, que ejecutará un trillón (1018) de operaciones por segundo, estará disponible sobre el 2022.

Lenovo es el proveedor más grande del mundo, con 117 de los principales 500 superordenadores (casi uno de cada cuatro sistemas)2. Esto incluye el superordenador basado en Intel más grande del mundo, el MareNostrum4 de 11,1 petaflops, que funciona con más de 3400 servidores conectados a lo largo de 60 kilómetros de cableado de red.

En el horizonte se atisba la computación cuántica, que aunque todavía es en gran parte teórica, podría llegar a proporcionar una capacidad de procesamiento masiva y cambiar la forma en que usamos y protegemos los datos.

 

Superordenadores para todo

Esta velocidad sitúa a los superordenadores en el centro de las últimas investigaciones, puesto que ofrecen simulaciones y modelos para todo, desde la creación de mapas de cambios genéticos hasta las previsiones meteorológicas. También lidera la digitalización de la industria y es una parte clave en la estrategia de la UE para adaptar Europa a la era digital.

Las ventajas de la informática de alto rendimiento ya son evidentes. Con las simulaciones que hace posible, los fabricantes de automóviles europeos han desarrollado nuevas plataformas de vehículos en 24 meses en lugar de 60, además de ahorrar 40 000 millones de euros y mejorar la seguridad y la comodidad3.

También cabe destacar que el rendimiento de la inversión es elevado. La UE calcula que, por cada euro invertido en informática de alto rendimiento, se ingresan 867 € más y se obtiene un beneficio de 69 €3.

Así pues, no sorprende que el 97 % de las empresas industriales que utiliza informática de alto rendimiento la considere primordial para su capacidad de innovar, competir y sobrevivir4.

Todas las empresas necesitan las mismas capacidades de supercomputación, ya que las cargas de trabajo de gran intensidad computacional son ahora habituales.

La iniciativa europea de computación en la nube se ha diseñado para que los superordenadores como servicio estén alcance de negocios de todo tipo: empresas emergentes, pymes y grandes empresas basadas en datos.

 

Inteligencia aumentada: las personas y la IA

La informática de alto rendimiento es potente de por sí, pero la inteligencia artificial multiplica su efecto.

Pensemos, por ejemplo, en la cantidad de datos que generan las colisiones de partículas de alta energía en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN, utilizado para estudiar cómo se creó la vida. Un proyecto de este calado necesita cantidades inimaginables de recursos computacionales. Los científicos de la University College de Londres (UCL), en colaboración con Lenovo, están usando IA para reconstruir acontecimientos complejos de forma mucho más eficaz.

Este trabajo con IA, aprendizaje automático y cargas de trabajo de aprendizaje profundo, requiere una potencia de procesamiento y una experiencia técnica que no están al alcance de cualquiera.

Para resolver este problema, Lenovo ha abierto tres nuevos centros de innovación de IA, en Morrisville (Carolina del Norte, EE. UU.), Stuttgart (Alemania) y Pekín (China).

Estos centros cuentan con un equipo de expertos en inteligencia artificial y una infraestructura de tecnología de alto rendimiento a la que los clientes pueden acceder de forma remota para probar y ajustar las aplicaciones y cargas de trabajo.

Gracias a este enfoque, al que Lenovo llama inteligencia aumentada (experiencia humana asistida por máquinas), cualquier empresa puede mejorar su productividad y lograr resultados increíbles.

 

1 Comisión Europea: Dirección General de Investigación e Innovación https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/news/high-performance-computing-factsheet

2 Comunicado de prensa de Lenovo, junio de 2018 https://lenovoxperience.com/#!/newsDetail/283yi044hzgcdv7snkrmmx9ohuh11srzifj2znpgkf3wxfvy

3Comisión Europea, «High Performance Computing Factsheet» (Ficha informativa sobre cálculo de alto rendimiento), septiembre de 2017 https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/news/high-performance-computing-factsheet

4 Estudio «High Performance Computing in the EU: Progress on the Implementation of the European HPC Strategy» (Informática de alto rendimiento en la UE: avances en la implementación de la estrategia europea sobre tecnología de alto rendimiento), de IDC. https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/news/study-high-performance-computing-eu-progress-implementation-european-hpc-strategy-final-report

 

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.