Por qué la automatización es la digitalización 2.0

Equipo de Think Progress

14/07/2017

La economía de la transformación digital está en pleno apogeo. Los procedimientos en papel están pasando a ser herramientas digitales; se generan análisis de datos y se integran en la toma de decisiones estratégicas. La digitalización ha llegado a todos los rincones de la empresa y afecta a la forma de trabajar de las personas e incluso las tareas que realizan.

Según Tech Pro Research, el 80% de las empresas afirman que están elaborando una estrategia de transformación digital o que ya disponen de ella, sea trasladando sistemas a la nube o realizando predicciones de ventas más precisas. Y ya nos estamos adentrando en la siguiente fase de la digitalización: la automatización.

Hoy por hoy basta con oír la palabra «automatización» para ponernos nerviosos. Pero la cuestión no es que los robots nos quiten los puestos de trabajo. Se trata de aprovechar el poder del procesamiento, la velocidad y la conectividad para acelerar tareas que los humanos tardaríamos normalmente horas o días en hacer. Y una consecuencia positiva es que esas personas tendrán más tiempo para concentrarse en tareas que requieren más creatividad: resolver problemas, pensar estrategias y tomar decisiones complejas.

Cómo puede ayudar la tecnología de cadenas de bloques

¿Cuál es el elemento impulsor innegable de los negocios? Las transacciones financieras. Para que estos innumerables trasiegos funcionen sin problemas, tienen que ser seguras. Y para que esto ocurra, las personas que se encuentran en ambos extremos deben confiar la una en la otra.

Hasta ahora los intermediarios han sido las cajas de compensación y cada transacción se registraba en un libro contable central. A medida que las monedas digitales como Bitcoin cobran importancia, este libro central deja de ser necesario. En lugar de ello, se pasan copias del libro a todos los eslabones de la cadena de transacciones, lo que supone prácticamente la automatización del registro y de la confianza.

Así es la tecnología de cadenas de bloques, que implica una reducción del riesgo a la hora de intercambiar datos financieros. El historial de pagos de los clientes estará disponible a lo largo de la cadena de bloques y las auditorías se realizarán en tiempo real.

La tecnología de cadenas de bloques es segura por definición, lo que significa que el problema de la integridad de las transacciones, que era la duda tradicional del sector financiero, se puede soslayar sin problemas. Esto permitirá a las empresas beneficiarse de este campo de la automatización.

Cómo puede contribuir el Internet de las cosas

Estamos familiarizados con la imagen de los robots fabricando coches, pero en la mayoría de los casos hay personas que les indican qué hacer y cuándo. A medida que las métricas de producción y pedidos en tiempo real se hacen cada vez más accesibles gracias al Internet de las cosas, las fábricas se automatizan cada vez más. El resultado es un control más centralizado, la posibilidad de producir según la demanda y una mayor flexibilidad, ya que la producción está más estrechamente vinculada a los altibajos de la oferta y la demanda.

Cómo puede contribuir el aprendizaje automático

A medida que las personas dedican más tiempo a usar servicios digitales y a comprar productos en línea, sus hábitos y preferencias se registran y se utilizan para ayudarles a encontrar lo que quieren, a veces antes de que lo sepan ellas mismas. Esta tarea no es obra de un simpático comerciante oculto que genera una imagen de las necesidades de sus clientes, sino que es el resultado de la madurez de las máquinas y los procesos que han sustituido a las tiendas tradicionales.

Gracias al big data, los patrones de comportamiento se pueden integrar en algoritmos que hacen mucho más personal la siguiente experiencia de un cliente . Spotify, Netflix y Amazon son ejemplos perfectos de comerciantes impersonales que ofrecen productos adaptados a cada persona.

A medida que maduren estas tres áreas concretas, se automatizarán más tareas: las que requieren mucho tiempo, las complejas, las repetitivas etc. Lejos de hacer prescindibles a las personas, las liberará para dedicarse a lo que mejor saben hacer. Y no tiene nada que ver con Arnold Schwarzenegger y Skynet.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.