Las ventajas de comprar un PC sin bloatware

Thorsten Stremlau

06/11/2016

Thorsten Stremlau, principal arquitecto informático global de Lenovo, explica por qué es buena idea comprar PC con un sistema específico para empresas instalado.

Hoy día los PC de Lenovo se suministran sin ninguna aplicación de terceros instalada, lo que simplifica mucho la experiencia del usuario, además de ahorrar a nuestros clientes valioso tiempo y dinero. Pero esto lo hemos aprendido por las malas, créanme.

Hace un par de años, nuestros portátiles de consumo se suministraban con un software que contenía una vulnerabilidad de seguridad. Entonces juramos que nunca más cometeríamos un error semejante. Ahora hemos aligerado el software que viene precargado de forma estándar, de modo que al comprar un PC de nuestra marca solo se encontrará con lo necesario para que funcione el equipo y nada más. A esto lo hemos llamado la Precarga de Marca.

‘Ready to provision’

Cuando una empresa compra un PC, normalmente tiene que borrar todo lo que contiene para instalar su sistema operativo personalizado. Esto se debe a que el SO suele llevar elementos preinstalados por Microsoft, diseñados para el usuario o consumidor final, como Get Office (un enlace que permite al usuario suscribirse a un paquete de Office 365) o Get Skype (una propuesta similar para el VoIP Skype). También hay aplicaciones de viajes y de noticias, es decir, elementos de poco valor en el entorno empresarial. De hecho, sirven más bien para distraer a los empleados, y ninguna empresa quiere que su plantilla se distraiga.

Hemos ahorrado este engorro a las empresas creando una versión aún más limpia de la Precarga de Marca. El nombre de este paquete es Ready to Provision y se trata de un SO totalmente limpio. Lo único que tiene preinstalado son los drivers más limpios y dos aplicaciones Lenovo: Lenovo Companion y Lenovo Settings, ambas necesarias para la configuración del hardware. Todo lo demás (incluidas unas 20 aplicaciones de Microsoft) se elimina. Así se obtiene un equipo totalmente limpio, sin bloatware (software superfluo) ni aplicaciones orientadas al consumidor.

Pero lo mejor es que permite al cliente cambiar el SO en sí. En las versiones más antiguas de Windows, para cambiar de Windows 7 Pro a Windows 7 Enterprise había que reinstalar todo el sistema operativo, lo que implicaba borrar todo lo que contenía el sistema y volver a instalarlo. Este proceso requiere mucho tiempo, pero si además tenemos en cuenta todas las comprobaciones de seguridad, se puede tardar un mes o dos en poner a punto el PC.

Los nuevos métodos de instalación lo cambian todo. Microsoft los ha introducido en Windows 10, lo que nos permite alterar el carácter del SO de un modo mucho más rápido y sencillo, sin necesidad de reinstalarlo todo. Por tanto, si compra un PC con Windows 10 Pro pero decide cambiarlo por Windows 10 Enterprise, Lenovo lo puede hacer enviando un paquete muy pequeño al equipo. La nueva versión del SO funcionará como nueva, podrá ser comprobada y verificada por Lenovo y estará libre de bloatware. Tarda pocos minutos, con una descarga de solo unos cuantos megabytes, en comparación con los gigabytes que eran necesarios antes. Además, no hay ninguna necesidad de llevar el equipo a un taller  y desempaquetarlo.

Control total

Esto también aporta a las empresas un control sin parangón sobre sus equipos. El mismo paquete de instalación sirve para configurar el equipo según los requisitos de cada empresa, por lo que las políticas de seguridad, imágenes de fondo, etc., pueden ajustarse al entorno empresarial específico.

Hemos llevado esta realidad un paso más allá. Un cliente puede enviar el paquete de instalación a un PC en una de nuestras fábricas, por lo que pueden configurar el equipo según sus requisitos específicos en cuanto a políticas de seguridad y unión a dominios antes incluso de que salga de fábrica. Así pues, llegará a la mesa del empleado completamente configurado para la empresa sin necesidad de intervenciones adicionales. De este modo se ahorra entre 75 $ (67 €) y 180 $ (161 €) por equipo, además de los costes adicionales de desempaquetado, desembalaje, reinstalación de imagen y envío al usuario final.

Nuestro paquete Ready to Provision facilita a la empresa hasta el control de las utilidades. Enviamos el equipo con el sistema operativo preparado para que el PC funcione, pero sin drivers que instalen utilidades como Bluetooth o la tarjeta LTE en el módem 3G. Dejamos que la empresa decida si quiere o no activar estas características, y en caso afirmativo, cómo configurarlas. Se trata de un nivel de control inaudito hasta la fecha.

Desde mi punto de vista, el paquete se parece a esas cajas que contienen todo lo que se necesita para hacer una tarta. Nosotros ofrecemos la tarta completa, pero el cliente debe añadir la leche y el agua y hornearlo según sus preferencias. De este modo pueden estar seguros de que la precarga no contiene nada que ponga en riesgo su seguridad o afecte a la compatibilidad de modo alguno.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.