La vida de un director de informática en 2018

Lawrence Jones

14/12/2017

En su recopilación de respuestas de casi 5000 directores de informática de todo el mundo, la encuesta Harvey Nash / KPMG CIO Survey 2017 ofrece un atisbo de los pensamientos de los directores de informática y de sus planes de futuro. Analizamos los resultados y realizamos entrevistas adicionales para descubrir cómo será la vida de un director de informática en 2018.

Mantener un rumbo fijo en una incertidumbre económica y política global sin precedentes como la actual es la principal prioridad de los directores de informática, según la encuesta Harvey Nash / KPMG CIO Survey 2017. Además de los retos que plantea la inestabilidad, la investigación destaca el progreso tecnológico, las crecientes amenazas a la seguridad informática y la persistente escasez de profesionales cualificados entre las cuestiones que pondrán a prueba a los líderes digitales en 2018.

En la encuesta, el 64 por ciento de los entrevistados coincidió en que el «entorno político, empresarial y económico se está volviendo cada vez más imprevisible», y los directores de informática están cambiando sus planes y estrategias en consecuencia.

Entrando en 2018, los directores de informática deberán liderar con aplomo en momentos de incertidumbre. Según Ketan Patel, director de informática de TCC Global, esto no es ninguna novedad. «Nuestro trabajo es hacer lo más fácil posible a nuestras respectivas empresas reaccionar a la incertidumbre a la que se enfrentan continuamente», afirma.

Jon Wrennall, director de tecnología del proveedor de servicios en la nube Advanced, afirma respecto a esta incertidumbre que la función del director de informática cada vez ocupa un lugar más central: «El departamento de TI ha digitalizado el negocio y ahora gestiona la mayor parte de los procesos empresariales».

Esta afirmación se ve confirmada en la encuesta: el 71 % de los directores de informática opina que está aumentando su influencia estratégica.

Según Patel, la estrategia comienza con el plan trienal obligatorio, que establece los objetivos básicos y define una hoja de ruta hacia el éxito. «Normalmente, existen dos rutas diferentes: la de la empresa y la del sector».

Para el director de informática es fundamental entrelazar estas dos líneas sin dejar de concentrar la atención en el mercado.

Ed Addario, director de tecnología de la correduría de divisas internacional Currencycloud, advierte a los directores de informática contra lo que describe como «centrarse demasiado en los detalles al desarrollar una estrategia digital». Sugiere en cambio que se centren en proporcionar la visión general y la dirección estratégica del equipo.

Addario describe cómo el ágil enfoque adoptado por su equipo ha ayudado a la empresa a crecer un asombroso 80 % en un mercado extremadamente competitivo. En su opinión, la flexibilidad es esencial durante los tiempos turbulentos. «La agilidad debe ser parte integral de la estrategia a largo plazo de todo director de informática», afirma.

Los directores de informática encuestados están de acuerdo. El 52 % pretende «crear una plataforma de TI más ágil» y la mayoría busca las soluciones en la nube.

Soluciones tecnológicas

«La incertidumbre y la oportunidad pueden considerarse dos caras de la misma moneda», afirma Addario, lo que sugiere que los directores de informática hacen bien en asumir riesgos. En la encuesta, el 51 % afirmó que el desarrollo de nuevos productos innovadores fue uno de los principales retos que tuvo que afrontar su departamento de TI.

«Un director de informática moderno debe dedicar cada vez más recursos a la innovación», afirma Tim Hall, director de tecnología de la empresa Blue Logic con sede en Yorkshire, Reino Unido. «En 2018, un departamento de TI moderno debe impulsar la innovación si pretende seguir teniendo un papel importante».

Los directores de informática pueden participar activamente en el desarrollo de una cultura innovadora. De los encuestados, el 54 % programa en sus propias agendas y en las de sus equipos tiempo para preparar y producir innovación. 

Capacidades del director de informática

El director de informática se está convirtiendo en una figura establecida dentro de la junta directiva. Pero operar a este nivel puede ser muy exigente, afirma Wrennall. «Los directores de TI deben tener unos niveles cada vez mayores de experiencia acreditada no solo en informática de infraestructura tradicional, sino también en un contexto empresarial más amplio».

Hall está de acuerdo: «Un director de TI debe poseer una amplia gama de conocimientos». Su lista de capacidades esenciales incluye conocimientos de derecho y de finanzas corporativas; de gestión de datos, proveedores, socios y proyectos; y competencia en cumplimiento normativo y seguridad.

La encuesta sugiere que la vida de un director de informática es, para muchos, feliz. Un 39 % considera sus funciones como «muy gratificantes», un aumento del 18 % desde 2015. Los que tienen un puesto en el nivel superior de los equipos de dirección ejecutiva son los más felices de todos.

Aun así, el 28 % de los directores de informática de las grandes empresas indicaron su intención de cambiar de puesto de trabajo el año que viene. Contar con un amplio conjunto de habilidades les puede ayudar a destacar entre la multitud.

Gestión del talento

«El mayor reto al que me he enfrentado ha sido la captación y retención del tipo adecuado de personas», afirma Patel. No es el único: el 60 % de los directores de informática piensa que hay escasez de informáticos profesionales.

Las habilidades más demandadas son análisis de datos/macrodatos (42 %), análisis comercial (34 %) y arquitectura empresarial (34 %).

Patel sugiere que los directores de informática fomenten una cultura más comercial dentro de sus organizaciones: «A los profesionales de TI de todos los niveles se le debe enseñar la importancia de tener en cuenta los factores comerciales». El director de informática tiene que concienciar al personal de que su trabajo contribuye directamente a la rentabilidad de la empresa.

Los directores de informática pueden presionar por unos sueldos más altos que atraigan a los empleados con más talento, pero la solución a veces es más complicada.

«La generación Z aprecia una cultura con conciencia social, responsabilidad corporativa y espíritu emprendedor», afirma Addario, lo que sugiere que los directores de informática deben concentrarse en crear una cultura abierta.

¿Así pues, qué nos deparará 2018?

Con un creciente riesgo de hackeos y la cuestión candente de la seguridad de los datos –en especial ahora que las empresas se están preparando para el RGPD– en 2018 los directores de informática se centrarán en generar confianza digital, tanto interna como externamente.

La importancia del director de informática aumenta cada año y 2018 no será diferente. Para los directores de informática con los que hablamos, y los que respondieron a la encuesta, gestionar la incertidumbre y ofrecer una plataforma segura ha sido y será la prioridad, independientemente de las vueltas y giros inesperados que traiga 2018.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.