Fin del soporte técnicopara Windows 7: hora de decir adiós

Stuart Constable

11/03/2019

En poco más de un año, se acaba el soporte extendido gratuito para Windows 7. Podrás seguir trabajando con él, pero dejará de tener actualizaciones, soporte técnico y, lo más importante,  actualizaciones de seguridad. Cada día que pase, tus sistemas serán más vulnerables, a no ser que pagues una cuota para continuar el servicio. Es comprensible que queramos seguir trabajando con algo que ha funcionado bien, pero lo cierto es que la tecnología que nos llevó a la luna hoy no nos llevaría ni a la oficina. Con esta entrada, queremos rendir un afectuoso homenaje a una plataforma robusta y, con un poco de suerte, demostrar que decir adiós no tiene por qué ser tan difícil.

Hay un hombre en Lugoff, Carolina del Sur, que sigue utilizando una aplicación DOS para ejecutar su sistema de evaluación. Con ayuda del consultor de TI local Joe McLeod (el hombre que tiene tatuado “Lenovo” en el brazo derecho), utiliza una máquina virtual para ejecutar el software en un PC de Lenovo moderno. E imprime los informes en una impresora matricial.

No se trata de un vínculo sentimental. Es un ejemplo típico de por qué las organizaciones siguen utilizando tecnologías mucho después de que hayan dejado de servir para el propósito para el que fueron diseñadas. Se suele decir que “si no está roto, no hay que arreglarlo”.

Seguramente ya sepas que el fin del soporte técnico para Windows 7 está previsto para 2020. Si quieres seguir utilizándolo, tendrás que pagar todo el soporte básico y los parches que antes venían de serie. Así que, aunque para ti Windows 7 “no esté roto”, vas a tener que arreglarlo sí o sí, si no quieres correr el riesgo de sufrir una infracción de seguridad o un fallo del sistema.

No te preocupes, no estás solo. En octubre de 2018, los estadísticos todavía estaban intentando dilucidar si los que aún usaban Windows 7 eran más numerosos que los que habían adoptado Windows 10.

Las razones principales parecen ser la seguridad y los problemas con la migración de las aplicaciones antiguas, lo que tal vez se conozca ahora como el “síndrome de Lugoff”. Y eso que Windows 10 ya ha demostrado ser más seguro que Windows 7, con funciones como Windows Hello que permiten usar datos biométricos como el reconocimiento facial y de huellas dactilares. Además, Windows 10 es compatible con el 99 % de las aplicaciones que funcionan actualmente en Windows 7.

¿Cuáles son las ventajas? Por supuesto, voy a hablar de la buena armonía entre Windows 10 y los dispositivos Lenovo, que se traduce en una mayor duración de la batería, un rendimiento optimizado de los procesadores y una selección atractiva de opciones de conectividad, incluidos HDMI y Thunderbolt™, wifi de doble banda y 4G LTE-A, entre otras.

Pero quizás la característica más importante sea el concepto de multidispositivo diseñado originalmente para la nube detrás de Windows 10. Este es un sistema operativo concebido para la era de la flexibilidad, que permite a los usuarios trabajar de manera productiva en cualquier lugar y con cualquier dispositivo.

Hoy en día, el mundo de la informática está plagado de ideas relacionadas con la transformación digital. Estas ideas tienen muchos significados diferentes dependiendo de a quién preguntes, pero el elemento invariable es la capacidad de acceder a información y a los recursos de forma segura y sencilla, desde cualquier dispositivo.

Por eso la migración a Windows 10 es un paso fundamental en el camino hacia la transformación, comoquiera que se conciba. Es un sistema operativo optimizado para varias plataformas. Puede seguir a los usuarios dondequiera y comoquiera que decidan trabajar, proporcionando una experiencia uniforme e intuitiva.

Y en esta era de tecnologías disruptivas, en la que aplicaciones como Uber y WhatsApp han llevado las expectativas a la estratosfera, la experiencia del usuario es una de las medidas más importantes del éxito de cualquier proyecto de TI.

Ante cualquier cambio, lo más difícil es aceptar que es necesario. Una vez realizado, pronto nos estamos preguntando por qué no lo hemos hecho antes.

Así que, si piensa que 2020 es el fin de una era, reflexione con más detenimiento sobre lo que significa la migración a Windows 10. No se trata de perder a un viejo amigo. Se trata de conocer a un socio rejuvenecido, ágil y fiable, preparado para lo que sea que nos depara el futuro.

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.