Cómo (no) desconectar durante las vacaciones

Brid-Aine Parnell

25/08/2015

Gracias a la conexión constante al trabajo hemos logrado horarios laborales flexibles y trabajar desde casa, pero esto también nos obliga a estar disponibles hasta en vacaciones.

Estoy a punto de irme una semana de vacaciones a Irlanda. Aunque solamente me voy a llevar equipaje de mano, tanto mi portátil como mi smartphone van a venir conmigo. Ellos y su conexión automática al correo del trabajo, los sistemas de gestión de contenidos y el software de tratamiento de textos.

Al igual que ocurre con decenas de otros trabajadores bien conectados, no podré desconectar durante las vacaciones. Una encuesta reciente en el Reino Unido efectuada por el Instituto de Liderazgo y Gestión (ILM, por sus siglas en inglés) en la que se consultó a mil trabajadores reveló que tres de cada cinco empleados se sienten obligados a trabajar durante las vacaciones. ¿Cuál es el efecto de esta actitud tan bien dispuesta? Casi las tres cuartas partes del personal sienten más estrés al acercarse las vacaciones, y casi uno de cada cinco vuelve al trabajo más estresado que cuando se fue.

“Nuestra encuesta describe un panorama en el que la plantilla está demasiado estresada y siente que no puede permitirse desconectar, ante el temor de retrasarse en el trabajo”, afirma Charles Elvin, ejecutivo de ILM.

“Es vital que los empleados aprovechen al máximo su tiempo libre para relajarse completamente, reflexionar y recargar energía. Así se les permite adoptar una perspectiva fresca y regresar de las vacaciones con la energía suficiente para afrontar el trabajo”.

A los que sienten la obligación de trabajar y a los que, como yo, gestionan su tiempo pero parece que no pueden tomarse un respiro, el potencial de la tecnología para mantenernos conectados garantiza que no consigamos recargar pilas en serio.

La conciliación entre la vida laboral y la personal es clave en el ámbito de los recursos humanos en la actualidad. La cifra de empleados que trabajan desde casa, disfrutan de un horario flexible o comparten tareas crece en toda Europa. La opinión más común es que el equilibro se está rompiendo a favor del lado “personal” de esa balanza, pero que los trabajadores flexibles no dejan de comprobar el correo y responder a las consultas. Siendo así, ¿están realmente pasando de un esquema de horas fijas de trabajo a una forma de vida sin tiempo libre?

Aunque parezca el sueño de cualquier jefe, los empleados que siempre están disponibles tienden a agotarse rápidamente. Para el gobierno francés es tal el problema que el año pasado ha promulgado una normativa que protege a los empleados de los sectores digitales y de asesoría del acceso al correo del trabajo en horario no laboral. Este acuerdo vinculante entre patronal y sindicatos especifica que la plantilla tiene que apagar sus teléfonos de trabajo durante su horario de descanso y que los empleadores no pueden presionarlos para comprobar cuestiones laborales en ese tiempo.

El mensaje para los trabajadores está claro: necesitan desconectar. Sin embargo, no es fácil desentrañar cómo hacerlo en un mundo constantemente conectado.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.