Prepárense para la tercera plataforma

Equipo de Think Progress

12/05/2017

De aquí a 2020, casi todo el gasto estratégico en TIC se invertirá en soluciones de tercera plataforma. Así lo ha pronosticado IDC, la entidad investigadora que acuñó el término «tercera plataforma» como fusión de cuatro factores tecnológicos clave.

Tomar la iniciativa o quedarse a la zaga: este es el mensaje que nos hacen llegar numerosos expertos. La tercera plataforma ya no es la gran innovación del futuro. Está aquí, transformando las infraestructuras tecnológicas de las empresas y evolucionado a un ritmo vertiginoso. Por ello, si su equipo de TIC no ha empezado a diseñar una estrategia de movilidad, integrar el análisis de big data, adoptar las redes sociales o implementar sistemas basados en la nube, este es el momento de actuar.

Este fue el argumento esgrimido por el analista jefe de IDC, Frank Gens, en la conferencia IDC Directions 2017 celebrada en Boston. A continuación puso sobre la mesa dos cuestiones de vital importancia a las que se enfrenta el sector tecnológico:

– ¿Cuándo madurará la economía de la transformación digital (DX)?

– ¿Qué necesitan las empresas para avanzar y remodelar la economía DX?

Las respuestas a ambas preguntas dependen de cómo integren las empresas las soluciones basadas en la tercera plataforma. Sin esta tecnología, los planes de transformación digital se pueden ver estancados de forma significativa.

El nuevo escenario de la DX

La tecnología y los procesos empresariales representan dos caras de la misma moneda en términos de transformación digital. En el ámbito tecnológico, los pilares básicos de la tercera plataforma, es decir, los servicios móviles, el big data, las redes sociales y la nube se están beneficiando de ciertos factores clave como la inteligencia artificial cognitiva, la realidad virtual y el Internet de las cosas. En el ámbito empresarial, las empresas necesitan concentrarse en los procedimientos que la tercera plataforma ayuda a poner en marcha: nuevos servicios, nuevos modelos de trabajo y nuevas formas de atraer clientes y fidelizarlos.

«Lo maravilloso del mercado actual es que se desarrolla como un círculo virtuoso», comentó Gens en su ponencia de apertura. «Las tecnologías basadas en la tercera plataforma están haciendo posibles las transformaciones digitales en el plano empresarial. Cuanto más incida la transformación digital, mayor será el desarrollo de esas mismas plataformas. Esto no es más que el comienzo de un formidable efecto dominó que afecta al crecimiento, la demanda y la innovación».

Lo que está por llegar

El informe que sienta las bases de este planteamiento es el denominado Worldwide IT Industry 2017 Predictions de IDC. Según una de sus previsiones, para 2019, las tecnologías basadas en la tercera plataforma constituirán el 75 por ciento del gasto en TIC. Sin embargo, esta estadística es una rectificación de un pronóstico anterior. En 2016, según las previsiones de IDC, el volumen de gasto sería inferior y se alcanzaría en un lapso de tiempo más largo: un 60 por ciento para 2020.

¿Cuál es el motivo de este cambio? La tercera plataforma ya no es una tecnología emergente. Su presencia es evidente en muchas empresas que buscan una ventaja competitiva duradera. Lo que es más, la demanda está creciendo a una velocidad dos veces superior a la del sector entero de IT. La causa la encontramos en las innovaciones que están surgiendo en todos los campos de la tecnología basada en la tercera plataforma.

Tecnología basada en redes sociales

El mundo empresarial lleva diez años subido al tren de la tecnología de las redes sociales. Desde los servicios de protocolo de Internet por voz (VoIP) a las redes sociales, las empresas están cambiando la forma en que los clientes potenciales acceden a la información. Gracias a las soluciones tecnológicas basadas en la nube y en la movilidad, la información está disponible en una infraestructura estable y se accede mediante dispositivos adaptados al usuario final.

¿Cuál es el siguiente paso de gigante? La realidad virtual, que hará más inmersiva la tecnología de las redes sociales. Cuando pensamos que hemos vivido una experiencia, retenemos hasta un 80 % de la información: sólo en marketing, el potencial de la realidad virtual es abrumador.

Dispositivos móviles

El acceso a big data mediante cualquier dispositivo es el punto de referencia que define las posibilidades de la tercera plataforma: análisis instantáneo de las últimas campañas en curso, teletrabajo e, incluso, estudio con tabletas tanto dentro como fuera del aula. Y está a punto de abrirse a más posibilidades con la llegada de la conectividad 5G, el aumento de la interconectividad del Internet de las cosas y las estrategias de funcionamiento sin interrupciones.

Ahora es un buen momento para poner al día la estrategia de movilidad de su empresa.

Big data

La práctica de almacenar juntos todos los datos de la empresa está hoy muy extendida. No obstante, la forma en que se utilizan los datos para tomar decisiones fundamentadas está evolucionando. La inteligencia artificial cognitiva ha avanzado hasta el punto que los sistemas informáticos son capaces de tomar decisiones con poco margen de error mediante el análisis de big data, y cuantos más datos se analizan, mejores son los resultados. En Oriente Medio se está trabajando mucho el aprendizaje automático, especialmente en el sector de la tecnología financiera.

Servicios en la nube

Los entornos en la nube basados en la tercera plataforma ponen a disposición de cualquier dispositivo conectado las soluciones informáticas de la empresa y permiten gestionar de forma externa los elementos que requieren mucha energía y mantenimiento, como el almacenamiento de datos.

La clave de este enfoque innovador radica en el amplio espectro de soluciones de almacenamiento en la nube que son capaces de acomodarse a empresas de cualquier tamaño. Las configuraciones listas para usar, las gamas básicas de matrices de servidores y la nube híbrida contribuirán a liberar a las empresas de los costosos modelos heredados basados en hardware.

Es esencial que su negocio reconozca la importancia de aprovechar al máximo la tercera plataforma. Esto implica adaptar la estrategia de contratación y desarrollo para formar un equipo informático que se sitúe a la vanguardia del progreso. También implica que nunca hay que asumir una mentalidad anclada en la inmovilidad. A medida que evolucionan las tecnologías basadas en la tercera plataforma, su equipo necesitará evaluar de forma continua cómo se usa y estar preparado para aplicar nuevos planes de implementación a medida que surjan soluciones tecnológicas mejor adaptadas.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.