Movilidad frente a rendimiento: ¿qué importa más en un portátil de empresa?

Lenovo

23/02/2016

Hace solo 10 años, los usuarios tenían que sopesar (literalmente) si importaba más la movilidad o el rendimiento. Hoy en día tienen tantas opciones que no saben por cuál decidirse.

Los portátiles de sustitución de ordenadores de sobremesa solían ser armatostes pesados y toscos con baterías que duraban muy poco. No era inusual que hubiera que arrastrar por el control de seguridad de los aeropuertos un maletín de más de cinco kilos solo con el portátil, el cargador y unos cuantos papeles dentro.

En el otro lado del espectro, los equipos ultraportátiles eran significativamente más ligeros, pero las pantallas resultaban tan pequeñas que se hacía difícil trabajar con ellos de manera eficaz, por no mencionar la poca potencia de los procesadores, que tenían serias dificultades para reproducir un vídeo en una presentación.

Potencia para el pueblo

Si damos un salto hacia el presente, el panorama ha cambiado considerablemente. Hace algunos años, los procesadores adelantaron al software a toda velocidad en términos de capacidad, y en la actualidad solo hay unos pocos tipos de programas que necesitan un PC de alto rendimiento. Los últimos juegos, programas de diseño asistido (CAD) y software de edición de fotografía y vídeo requieren una potencia considerable, pero una hoja de Excel con una cantidad inmensa de datos o una presentación de PowerPoint con decenas de vídeos y gráficos resultan pan comido.

Aunque en un contexto empresarial puede que las exigencias no sean tan importantes, a la mayoría de nosotros nos gusta contar con un PC que tenga mucha potencia, ya sea porque somos impacientes y queremos abrir los archivos rápido o porque tenemos varios programas abiertos a la vez durante la mayor parte del día. Por suerte, incluso aquellos que viajan a menudo y quieren un PC ligero ya no tienen por qué renunciar a otras prestaciones. A medida que los PC notebooks se han ido haciendo más ligeros y las empresas han adoptado los smartphones y las tabletas, la movilidad ha despegado en el mercado de las pymes.

La movilidad y su efecto económico revolucionario

Según un informe de ACMA publicado este año, en torno a tres de cada cuatro pymes manifestaron que los empleados tenían acceso a banda ancha móvil ofrecida por la empresa. Los empleados utilizaron esta red móvil para realizar en torno al 20 % de su trabajo, y las organizaciones experimentaron una reducción de más del 10 % de los costes y los empleados un ahorro de más del 10 % del tiempo de trabajo necesario.

Potencia sin renunciar a nada

Esta tendencia hacia la movilidad se está convirtiendo en una parte integral de nuestras vidas, que impulsa la innovación y produce la última oleada de dispositivos informáticos e híbridos entre notebooks y tabletas. Algunos dispositivos, como el ThinkPad X1 Carbon, suponen que los usuarios no tengan que elegir entre movilidad y rendimiento. Estas pequeñas centrales eléctricas tienen una gran durabilidad de batería, ofrecen pantallas con un buen equilibrio entre tamaño y movilidad, una gama completa de procesadores, la opción de contar con una tarjeta gráfica separada y discos duros de alta capacidad.

Gracias a estos nuevos desarrollos ya no es necesario elegir entre movilidad y rendimiento.

Este artículo apareció originalmente en ThinkFWD.

Vuelva a la página temática sobre movilidad para aprender más sobre cómo mantenerse usted y a su equipo al día en este sector que avanza tan rápido.

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.