La colaboración empresarial responde a la naturaleza humana

Barry Cutts

15/02/2018

A medida que el lugar de trabajo digital se vuelve más impreciso y las plantillas son más móviles y están menos vinculadas a una ubicación, ¿cómo podemos conseguir una plantilla más unida que nunca? ¿Y cómo podemos acercarnos más cuando estamos tan lejos unos de otros?

Cuanto más fomente la colaboración una empresa, más se refuerza desde el interior. Es innegable que dos cabezas piensan mejor que una.

La colaboración resulta beneficiosa más allá de las afirmaciones comerciales evidentes sobre el incremento del rendimiento empresarial y el impulso de mejores resultados con los proyectos. Solo a nivel básico, la colaboración nos puede ayudar a generar ideas y a obtener resultados más rápido, además de aportarnos una gran satisfacción.

Estos son otros motivos que hacen importante la colaboración.

La máxima agilidad

El informe 2017 State of Enterprise Collaboration de Smartsheet reveló que la mayoría de los 1000 encuestados consideraba que las aplicaciones de colaboración son «fundamentales para su capacidad de competir con eficacia». Los principales elementos impulsores de las aplicaciones de colaboración en la nube identificados fueron el aumento de la productividad y la mejora de la cultura de colaboración.

La capacidad de realizar varias tareas al mismo tiempo, plantear simultáneamente ideas a otros, mandar un mensaje rápido o iniciar una conversación en vídeo en cualquier lugar o en aumenta al máximo la agilidad. Será aún mejor con el tiempo, pero ahora mismo la agilidad está en su plenitud y la colaboración solo puede mejorarla.

Logros gigantescos

La colaboración es parte de la naturaleza humana y tan antigua como la humanidad: si pides ayuda a tus vecinos para cazar, antes te comerás ese mamut.

El concepto de colaboración surgió con fuerza en la cultura empresarial con la aparición de las comunicaciones unificadas, entre mediados y finales de los 90. Más o menos por la misma época, nacía la mayoría de la Generación Z (Mark Zuckerberg tenía 10 años en 1994).

Las comunicaciones unificadas situaron en primer plano la teleconferencia, combinada con la mensajería instantánea y la función de presencia (la tecnología que ofrece a los usuarios una visión inmediata de la disponibilidad de otros usuarios en la empresa). Fue la era en que surgió la organización flexible, en la que se concedía un grado de flexibilidad al trabajo fijo ubicación y se podía acceder más fácilmente a los «trabajadores del conocimiento». En una organización impulsada por la colaboración, nadie está solo, los problemas no se quedan sin solucionar, la capacidad de respuesta ya no sufre retrasos.

Cumplir las expectativas

La colaboración ha cambiado considerablemente, al igual que el entorno laboral donde se produce. Quizás el cambio más significativo se haya producido en las personas y sus habilidades, sus expectativas y la intuición en lo que respecta a la asimilación de la movilidad, la nube y la flexibilidad.

Las organizaciones han empezado ahora a responder positivamente a estos cambios, en contraposición a la resistencia inicial hacia enfoques como el uso de sus propios ordenadores por los empleados o BYOD, que se calificaban como consumerización de la informática. La superposición es total, al igual que la fluidez entre la vida personal y la laboral y la singularidad es casi una realidad.

Ventaja competitiva

La colaboración depende de dos redes fundamentales. Una es tecnológica: el núcleo de las telecomunicaciones que lo hace todo posible, desde la conexión inalámbrica hasta la comunicación móvil y hasta el canal de colaboración esencial del entorno de trabajo digital. La otra es la red de personas tanto a nivel personal como corporativo.

Desde la perspectiva empresarial, Accenture sugiere que estamos en la «era de los ecosistemas», en la que «los negocios deben desarrollar un sólido ecosistema de socios en toda la cadena de valor de los clientes». De este modo se impulsa el desarrollo de las relaciones y la empatía entre culturas. En el informe de Smartsheet, casi el 80 % de los entrevistados afirman que están en desventaja competitiva si no utilizan las últimas aplicaciones de colaboración.

Motivación

La encuesta de Deloitte Transitioning to the future of work and the workplace reveló que los ejecutivos creen que «en el futuro el trabajo será muy distinto a cómo han sucedido las cosas en el pasado y sus funciones deben adaptarse a los nuevos entornos organizativos que lideren». A medida que los mileniales y la generación Z van ocupando el mercado laboral, esperarán unas organizaciones sin paredes, con frecuencia sin jerarquías y muy a menudo sin escritorios. Mantenerlos motivados dependerá de cómo se cumplen sus expectativas, con la ventaja añadida de que dichas estrategias aumentarán la ventaja competitiva.

Los equipos están formados por individuos

Cuando las personas de una organización colaboran, las distintas disciplinas aprenden entre sí y los que tienen experiencia la comparten con los que no la tienen. Compartir y lograr objetivos crea un ambiente de éxito, un entusiasmo contagioso y una demostración de superación que enriquece el entorno laboral y hace que las personas quieran participar en él.

La empresa de éxito de hoy día comprende lo nuevo y lo cambiante, modifica las formas, redefine los parámetros del lugar de trabajo y está en total sincronía con la importancia de cada integrante individual en el equipo. Si capacita a cada persona, creará el equipo correcto.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.