Ha llegado el 5G, O casi.

Gareth Kershaw

13/06/2019

Por mucho que te cueste mantenerte a flote en un mar de datos, la tecnología 5G está a punto de hacer que el reto sea aún mayor. Más datos, más velocidad, más fiabilidad. Un mejor uso de otras nuevas tecnologías emergentes (desde el IdC hasta la nube pasando por la realidad aumentada o la realidad virtual) y una mejora significativa en la productividad móvil. Quizás por eso más del 50 % de las empresas ya están pensando invertir. Pero hay que estar preparados, como dice Gareth Kershaw…

Has visto la película Ha llegado el águila? Michael Caine, Robert Duvall, Donald Sutherland y su tripulación intentan secuestrar a Winston Churchill para llevarlo a Berlín. No te suena? 
No tiene mayor importancia. El caso es que hay una escena que me recuerda a la inminente adopción de la tecnología de conectividad móvil 5G, por raro que parezca.

El personaje de Duvall, el coronel Radl, intenta convencer a Liam Devlin,  disidente irlandés en el exilio y agente secreto interpretado por Sutherland, para que deje su trabajo en la Universidad de Berlín y se embarque en unas “pequeñas vacaciones en Inglaterra”. Radl le dice que está desperdiciando sus excelentes habilidades dando clase.

Y qué tiene eso que ver con el 5G, te preguntarás? Es una situación similar a la que conocerán muchas empresas cuando llegue el 5G. Una potencia prácticamente ilimitada desperdiciada por culpa de una infraestructura y un hardware anticuados y engorrosos.

Pronto ofreceremos más información. Mientras tanto, basta con decir que el 5G va a tener un gran impacto. Un impacto inmenso.

Dotará a los smartphones y demás dispositivos móviles una conectividad más rápida y más fiable que nunca. De hecho, es probable que pronto se alcancen velocidades de descarga de cerca de 1 Gbps.

De aquí a 2023, la cobertura 5G llegará a más del 20 % de la población mundial y habrá más de mil millones de suscripciones 5G, según un estudio reciente de Ericsson.

Según el informe, el tráfico de datos móviles se multiplicará por ocho entre 2017 y 2023, alcanzando la increíble cifra de 110 exabytes al mes, principalmente a causa del contenido de vídeo. Esto equivale a unos 5,5 millones de años de vídeo en streaming, por si te gustan las comparativas.

También reportará ventajas a los proyectos basados en el IdC (Internet de las cosas). Ya existen cerca de mil millones de dispositivos de IdC con conexiones móviles, y se espera que este número alcance al menos los 1.800 millones de aquí a 2023.

Esto podría acarrear enormes consecuencias económicas a nivel mundial, ya que se espera que el 5G genere unos ingresos de más de 12 billones de dólares y 22 millones de puestos de trabajo en todo el mundo de aquí a 2035, de acuerdo con Ericsson. Todo ello gracias a la digitalización de sectores como el transporte, la agricultura y la manufactura.

No obstante, lo importante es que esto no sucederá en un futuro incierto, sino de forma inminente: se espera que las primeras redes comerciales 5G se pongan en marcha a finales de este año.

En otras palabras: ha llegado la hora de que las empresas empiecen a prepararse. Estos son los cinco aspectos que no pueden dejar de lado:

 

  1. Economía y TI

Los anchos de banda y las velocidades de la red 5G eclipsarán a los actuales y sus efectos pueden ser descomunales en ámbitos como la descarga de datos, el IdC, las videoconferencias y el marketing en tiempo real. Estos efectos  serán especialmente visibles en la informática móvil: el interés por dispositivos sumamente versátiles y flexibles, pero a la vez  robustos (como el X1 Yoga de Lenovo), seguirá siendo cada vez mayor.

 

  1. Red e infraestructura

Se deben examinar las infraestructuras existentes para determinar qué cambios es necesario introducir en materia de hardware, software, gestión y servicios para allanar el camino al 5G. Puede resultar útil elaborar un plan presupuestario teniendo en cuenta adopciones graduales de acuerdo con la trayectoria prevista del 5G con el paso de los años.

 

  1. Datos

Aunque la montaña de datos empresariales parece ya descomunal, con la llegada del 5G alcanzará nuevas alturas: 90 ZB (90 000 millones de terabytes) de aquí a 2025 según las proyecciones de un informe de IDC/Seagate.

 

  1. Tecnologías y procesos

El enorme ancho de banda y las capacidades de transferencia de datos del 5G podrían reconfigurar todos los procesos de negocio, acelerando la migración a la nube, impulsando la adopción de herramientas como la realidad aumentada (RA) y provocando un cambio profundo en áreas como la implementación de aplicaciones, el soporte, la gobernanza y… la seguridad.

 

  1. Seguridad

Inevitablemente, según aumenten los datos y los dispositivos, lo harán también las posibles amenazas de seguridad. Sobre todo porque el 5G y, por tanto, los vectores de amenazas que lo acompañan, todavía están evolucionando.

Conclusión? El 5G es que está a punto de llegar y hay que preparase. Pero hay que hacerlo con los ojos bien abiertos y con mucha inteligencia.

Como dijo un tal Devlin, cuando los cazadores persiguen al zorro, es mejor disfrazarse de sabueso.

 

Obtén más información sobre el X1 Yoga de Lenovo y la compatibilidad con el 5G aquí>>

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.