El futuro del BYOD: atentos a las tendencias

Lawrence Jones

06/11/2017

Se prevé que en los próximos cinco años el mercado empresarial mundial del uso de sus propios dispositivos por los empleados (BYOD) crecerá a una tasa anual compuesta del 24 %, según un informe de Research and Markets. Animar a los empleados a usar sus propios dispositivos es un método económico y eficaz de dar más capacidad a la infraestructura de TI de una empresa, pero siguen existiendo los problemas de seguridad. Damos u repaso a las tendencias, analizando el futuro del BYOD con tres expertos internacionales en el cambio informático.

El informe Global BYOD and Enterprise Mobility Market 2017–2021 más reciente afirma que la adopción del BYOD aumentará de forma considerable en empresas de todos los tamaños y sectores. La preocupación por la seguridad se está ignorando porque las empresas con falta de liquidez tratan de hacer frente a la reducción de los presupuestos recortando el inventario de TI. Es una medida positiva, porque el BYOD se asocia al aumento de la productividad y la eficacia.

El informe describe cómo el reciente crecimiento del BYOD es la culminación de dos fenómenos complementarios e interrelacionados: la amplia oferta de dispositivos móviles económicos y potentes y el poder de la nube. Dado que las empresas de todos los tamaños están pasando de un modelo informático conectado a un modelo flexible basado en la nube con software como servicio, el informe identifica una creciente aceptación entre los directores de informática (aunque en algunos casos a regañadientes) de que el BYOD ha llegado para quedarse.

«Como cada vez más aplicaciones se ejecutan desde la nube, el BYOD tiene la oportunidad de integrarse más en la manera en que trabajan las personas», afirma Owen King, asesor sénior de la asesoría global UnWork. Las empresas ahora disponen de los sistemas y herramientas necesarios para supervisar y gestionar el uso de sus propios dispositivos por los empleados, lo que simplifica el proceso, pero no lo hace necesariamente más seguro.

Nuestra forma de trabajar

Los sistemas de TI conectados ya no son la solución ideal, porque la separación entre la vida laboral y la privada está cada vez más difuminada. «Parte del creciente interés en el BYOD se debe a que permite a las organizaciones ofrecer a su plantilla más flexibilidad y opciones, lo que permite a los empleados trabajar con los dispositivos que funcionan mejor para ellos», afirma King.

Trabajando con marcas y empresas como Marks & Spencer y la BBC, King ha presenciado la adopción de BYOD de primera mano. «Cada vez más empleados asumen que podrán utilizar sus propios dispositivos, y las empresas están respondiendo a esta demanda», añade.

Lo que ha cambiado es que las empresas tienen una actitud más positiva respecto al BYOD, facilitando y gestionando su introducción. DJ Oreb, vicepresidente de entrega al cliente de la compañía de desarrolladores de soluciones móviles integradas DMI ha visto cómo su sector ha liderado el cambio. «Es la empresa la que impulsa la iniciativa del BYOD en el 90 por ciento de los casos». Afirma que las razones son muy sencillas. «El ahorro total puede ser significativo».

Andy Swann, gestor de cambios en entornos laborales y fundador de Simple Better Human cree en la oficina del futuro, en la que la flexibilidad del BYOD no será opcional, sino una expectativa de los empleados. «Los trabajadores esperarán poder utilizar los dispositivos que elijan e integrar su uso laboral y doméstico sin problemas».

Para Swann, el cambio al BYOD no es una posibilidad sino algo inevitable. «El aumento del BYOD debe ser una oportunidad para apoyar unos métodos de trabajo mejores para todos y nada más», afirma. Sugiere que el BYOD podría crecer más rápido de lo previsto, sobre todo cuando los nativos digitales de la Generación Z entren en el mercado de trabajo.

Riesgo y recompensa

El BYOD no está exento de peligros, afirma Oreb. Cita de memoria una lista exhaustiva: «la aceptación del usuario, los costes de la empresa, las restricciones legales y las sentencias judiciales son algunos de los riesgos principales».

De todos ellos, la seguridad de la red es la mayor preocupación de los directores informáticos cuando sopesan las ventajas del BYOD. Si 2016 fue el año de la megabrecha, los periodistas buscarán en el diccionario superlativos para describir este año, en el que una lista de hackeos y ataques aparentemente interminable ocupa los titulares –y la plantilla es a menudo la culpable.

«La seguridad de los datos de una empresa depende del nivel de seguridad del dispositivo más débil en el que se encuentren», afirma King.

IBM, en su último informe X-Force Threat Intelligence Index , respalda la afirmación, revelando que los ataques internos ahora son más frecuentes que los ataques externos. Introducir un dispositivo externo cualquiera en la red conlleva un riesgo de corrupción. Los profesionales informáticos suelen ser cortos de vista en lo que respecta al riesgo: la empresa de seguridad Netwrix afirma que hasta un tercio de las organizaciones «tienen dificultades para ver y controlar el la informática en la sombra y el BYOD».

El crecimiento del BYOD podría verse afectado por el nuevo Reglamento General de Protección de Datos europeo (RGPD), que entrará en vigor a principios de 2018. Esta nueva normativa aumentará el nivel de control y vigilancia que deberán tener las empresas con sus datos. Desentrañar sus complejidades llevará tiempo y dedicación, añadiendo un nivel más de dificultad a una situación ya de por sí confusa.

Es esencial contar con una política de BYOD sólida y flexible desde ya. «Si las empresas no tienen una, los empleados empezarán a utilizar sus propios dispositivos sin unas protecciones o políticas apropiadas», advierte King.

El crecimiento del BYOD presenta nuevos riesgos, pero para los directores informáticos el reto en la actualidad y en 2021 será el mismo de siempre: mantener los sistemas protegidos y seguros.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.