BYOD: cómo regular el uso de dispositivos personales en la empresa

Joe Svetlik

08/08/2017

¿Está pensando en introducir una normativa para el uso de dispositivos personales en su empresa (BYOD)? Aquí encontrará todo lo que necesita saber de antemano.

Ventajas del uso de dispositivos propios

El uso de sus propios dispositivos por los empleados, o BYOD, tiene muchas ventajas. A menudo resulta más barato para las empresas, ya que no tienen que comprar teléfonos inteligentes y/o ordenadores portátiles a su plantilla para usarlos en el trabajo. Además, puede aumentar la productividad, porque los empleados ya están familiarizados con sus propios dispositivos.

BYOD da a los empleados más flexibilidad, porque no están obligados a cumplir las normas relacionadas con el uso de material de la empresa. Además, evita que tengan que ir cargados con los dispositivos personales y los del trabajo, lo que les facilita la vida.

No es de extrañar que los empleados estén encantados. Desde que Cisco promovió una política BYOD y empezó a ofrecer recursos de ayuda en línea, la satisfacción de los empleados aumentó un 28%. Y ya sabe lo que dicen: un trabajador contento es un trabajador productivo.

Cuidado con los riesgos

Pero no todo es color de rosa. BYOD también tiene sus desventajas y por eso es fundamental que la organización esté preparada antes de permitirlo.

Puede resultar costoso para los trabajadores, porque tienen la responsabilidad de disponer de un dispositivo compatible. También puede haber diferencias entre los dispositivos, porque se eligen según las preferencias individuales de los empleados, en lugar de seguir una política común de la empresa. También existe el riesgo de que no todos los empleados tengan las medidas de seguridad más recientes en sus dispositivos, lo cual podría poner en peligro la seguridad de la empresa.

Todas estas desventajas se pueden resolver permitiendo que los empleados escojan los dispositivos (CYOD), lo que combina la mayoría de las ventajas de BYOD pero con medidas de seguridad adicionales.

Si se pretende implementar BYOD, ¿cómo se prepara la organización para solventar estas posibles desventajas?

Cuestiones a tener en cuenta

Una opción es elaborar una lista de dispositivos autorizados, de modo que se sepa lo que usan los empleados para acceder a la red. Sin embargo, se corre el riesgo de marginar a los empleados que no disponen de un dispositivo adecuado, y quizá no deseen comprar uno. Es mejor averiguar primero qué dispositivos usan los empleados y si estarían dispuestos a cambiarlos para cumplir con una política BYOD. Puede que estén más predispuestos a actualizar sus dispositivos si la empresa subvenciona la compra, por lo que merece la pena considerar esta posibilidad.

Una preselección de aplicaciones autorizadas también puede resultar útil. En algunas empresas se permite que los empleados utilicen sus propias aplicaciones (BYOA). Solo se permite acceder a la red de la empresa a las aplicaciones que tengan medidas de seguridad a toda prueba. Si se informa claramente a los trabajadores antes de implementar la política se evitarán problemas más adelante.

Es necesario informar a los empleados sobre el tipo de soporte técnico que pueden esperar de la organización. Esto no solo infundirá la confianza que necesitan para trabajar de forma segura, sino que además demostrará que no se trata de una simple excusa para reducir costes.

Estudie otras opciones de seguridad, como la autenticación de dos factores y la capacidad de bloquear dispositivos de forma remota en caso de pérdida o robo. Un escritorio virtual permitirá a los empleados conectarse a la red mediante aplicaciones que se ejecutan en el servidor de la empresa. Lo mejor de un escritorio virtual es que no se transfieren datos del servidor corporativo al dispositivo, lo cual significa hace más dificil la filtración de datos confidenciales de la empresa.

Asegurarse de que los dispositivos de los empleados son compatibles con la estrategia de cifrado de la compañía es también fundamental para proteger los datos.

Necesidades de infraestructura

Se recomienda examinar a fondo la infraestructura Wi-Fi de la empresa y comprobar si necesita mejoras. El uso del Wi-Fi va a seguir aumentando, así que merece la pena preparar las instalaciones de cara al futuro.

El cifrado de la seguridad, la información accionable y la flexibilidad en todo tipo de dispositivos (smartphones, tabletas, portátiles y equipos de sobremesa) son requisitos indispensables para cualquier red Wi-Fi en el lugar de trabajo. La instalación de puntos de acceso por todo el edificio ayudará a disponer de una cobertura más amplia.

Sin un método estandarizado, cada empleado estaría en una red móvil diferente, así que hay que procurar que cada uno disponga de una buena cobertura en su entorno laboral. Esto se consigue mediante el uso de la tecnología de células pequeñas o, en su defecto, animando a los empleados a usar llamadas VOIP para comunicarse. Por supuesto, VOIP utiliza más ancho de banda, otra razón para asegurarse de que el sistema Wi-Fi de la empresa es fiable y suficientemente rápido.

La política BYOD tiene muchas ventajas para las empresas, pero también algunas desventajas. Asegurando que la empresa está preparada antes de permitir que los empleados utilicen sus propios dispositivos en el trabajo, se reducen los efectos negativos, se mantiene contenta a la plantilla y prospera el negocio.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.