Aumento del trabajo flexible: los lugares más destacados en Europa

Phil Muncaster

04/08/2017

El trabajo remoto y flexible está aumentando en toda Europa. Una tormenta perfecta de avances tecnológicos, cambios de actitud y presiones demográficas y económicas están impulsando esta transformación. ¿Pero las ventajas realmente superan los retos asociados al teletrabajo? Por otro lado, ¿la situación es igual en toda Europa?

Ha tardado mucho en llegar pero, en la actualidad, el trabajo remoto y flexible ya es una realidad para muchos empleados en toda Europa. Resulta difícil encontrar estadísticas fiables acerca de todo el continente europeo, pero el proveedor de software de gestión de talento Cornerstone OnDemand encargó a IDC una encuesta a unos 1500 profesionales de Recursos Humanos y directivos de empresas de 14 países europeos que trabajan en organizaciones con más de 500 empleados. El estudio resultante revela que tres cuartas partes (el 74 por ciento) de las empresas en toda la región permiten trabajar desde casa.

En el Reino Unido, tradicionalmente uno de los países que más tardan en reaccionar a la modernización del lugar de trabajo, el número de trabajadores desde sus hogares ha aumentado una quinta parte (19 por ciento) en la última década, hasta alcanzar el récord de 1,5 millones, según la coordinadora de sindicatos británica TUC. Además, el 73 por ciento de los empleados de la región de EMEA, en comparación con el 68 por ciento de los norteamericanos, afirman que las actitudes hacia el trabajo flexible ahora son «positivas y se aceptan ampliamente», según la empresa de colaboración PGi.

«La estructura de nuestra economía y, por consiguiente, de nuestros lugares de trabajo ha cambiado en gran medida», expone Phil Flaxton, director ejecutivo de la organización sin ánimo de lucro Work Wise UK. «Los cambios culturales, económicos y sociales están influyendo en las actitudes a la hora de equilibrar o combinar el trabajo y la vida personal; por otro lado, el aumento de la movilidad y la tecnología están cambiando la aceptación o la necesidad de mantener los horarios de oficina tradicionales, para sustituirlos por prácticas más flexibles y teletrabajo.

«[Las empresas] reconocen que el cambio de las prácticas de trabajo obsoletas y la implementación de una estrategia de trabajo más inteligente, como el trabajo desde casa, les brinda una oportunidad de establecer una ruta hacia la transformación real de la mano de obra, creando beneficios para sus empleados y para la propia empresa, además de contribuir al crecimiento de la economía del Reino Unido».

Las innovaciones tecnológicas han sido clave a la hora de impulsar esta tendencia. Los dispositivos móviles y portátiles, los procesadores más potentes y el almacenamiento superior, la conectividad mejorada y las aplicaciones basadas en la nube también han contribuido a ello. Según los especialistas en tecnología, también existen plataformas como GitHub y GitLab que permiten la colaboración remota en proyectos de desarrollo.

La tormenta perfecta

Las ventajas de ofrecer a los empleados prácticas de trabajo más flexibles, a menudo se han ensombrecido por la percepción de que los equipos trabajan mejor en persona y que los empleados que trabajan remotamente podrían caer en la tentación de no asumir sus responsabilidades. Sin embargo, las pruebas son abrumadoras y señalan que con el trabajo flexible los empleados son más productivos, están más satisfechos y gozan de mejor salud. Por ejemplo, un estudio de la empresa TINYpulse, dedicada a medir la satisfacción de los empleados, determinó que el 91 por ciento de los trabajadores remotos cree que rinde mejor cuando trabaja fuera de la oficina. Además, este modo de trabajo puede contribuir a la protección del medio ambiente, dado que limita la contaminación relacionada con los desplazamientos de ida y vuelta al trabajo y a reducir los gastos inmobiliarios de las empresas.

Muchos señalan que la generación del milenio, al acceder al mercado laboral, ha impulsado la necesidad de establecer prácticas de trabajo más relajadas, pero también puede ayudar a los empleados de más edad a permanecer en el trabajo durante más tiempo y beneficiar al personal con discapacidades o a las madres de niños pequeños. TUC afirma que un 35 por ciento más de mujeres ahora trabajan desde casa que hace una década, el mayor aumento entre todos los grupos.

El trabajo flexible también puede contribuir a reducir los problemas de salud mental a menudo ignorados pero tan importantes y relacionados con el estrés laboral. Más del 40 por ciento de los empleados desatienden ciertas facetas de su vida personal a causa del trabajo, lo que aumenta la probabilidad de sufrir trastornos psicológicos, según un estudio realizado por Mental Health Foundation. El estrés relacionado con el trabajo cuesta a Gran Bretaña 10,4 millones de días laborales cada año, que podría paliarse con un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal, según la organización benéfica.

Avances en algunos países

Tradicionalmente, Europa ha sido más conservadora que Estados Unidos en lo que respecta al teletrabajo, pero la situación está cambiando rápidamente. Tal y como revela el estudio de Cornerstone OnDemand, el teletrabajo es cada vez más habitual en toda la región y ha pasado del 71 por ciento en 2016 al 74 por ciento este año. Entre los países con niveles superiores a la media se encuentran Italia y Dinamarca (ambos con un 83 por ciento), Bélgica/Luxemburgo (80 por ciento), Reino Unido (79 por ciento), Países Bajos (76 por ciento) y Suecia (75 por ciento).

Sin embargo, según este estudio en concreto, aún queda mucho por hacer en Austria (53 por ciento) y Suiza (63 por ciento), mientras que Alemania (70 por ciento) y Francia (72 por ciento) también se encuentran por debajo de la media europea.

Está claro que en los próximos años, cada vez más organizaciones adoptarán prácticas de trabajo flexible para reducir los gastos generales, impulsar la productividad y atraer y retener a los mejores talentos. Los trabajadores que estén buscando puestos ahora mismo en Europa, pueden consultar dos fuentes de información: Love Remote Work y Europe Remotely. Los que estén valorando más los destinos que las organizaciones, pueden consultar Nomad List, una lista que se actualiza constantemente sobre los mejores lugares del mundo en los que trabajar de forma remota, basada en factores clave como el transporte, la velocidad de Internet, los puntos de acceso Wi-Fi y mucho más.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.