Empresas tecnológicas europeas reciben la aclamación del FEM

Brid-Aine Parnell

09/09/2015

Echamos un vistazo a los ganadores europeos del último informe sobre pioneros del Foro Económico Mundial.

Solo 11 de las 49 empresas reconocidas como pioneros tecnológicos por el Foro Económico Mundial en agosto provenían de Europa, pero representan una innovación que abarca desde la generación de electricidad. al tratamiento del cáncer mediante campos eléctricos, pasando por la transferencia internacional de dinero.

Cientos de candidatos aspiraban al título de “pionero tecnológico más prometedor”, otorgado por un jurado de 68 académicos, emprendedores e inversores que recortaron la lista hasta llegar a las casi 50 empresas que mostraron más innovación actual y potencial, viabilidad y liderazgo.

Lograr un puesto en esta prestigiosa lista implica una enorme exposición pública para las empresas, además de la oportunidad de cooperar con algunas de las organizaciones empresariales y políticas más influyentes y solicitadas en el “Davos de verano”, que se celebrará en Dalian, China, en septiembre, además de la cumbre anual en Davos en enero.

Sedicii, la única empresa irlandesa del grupo, ha dado con una nueva forma de hacer anónimos los datos de identificación. La empresa tiene su sede en el Instituto Tecnológico de Waterford y ha desarrollado y patentado una tecnología basada en el protocolo de conocimiento cero. Su software, hace innecesario transmitir y almacenar los datos privados de los usuarios durante los procesos de autenticación, con lo que se elimina el riesgo de exposición y potencial robo de identidad.

Sedicii tiene como objetivo que sus sistemas se utilicen para verificar la identidad en los centros telefónicos, redes y sitios web, y para la seguridad en las transacciones y pagos con tarjeta de crédito. El fundador Rob Leslie, en sus declaraciones al Irish Examiner, afirmó que aparecer en la lista del FEM ayudaría a este propósito, ya que daría a la empresa acceso a un público “al que antes no habríamos tenido la esperanza de llegar”.

“El Foro Económico Mundial tiene una dignidad considerable. Si ellos dicen que merece la pena prestar atención a algo, la gente toma nota. Tiene muchas implicaciones, es muy significativo”, afirma.

Sedicii es una de las cuatro empresas europeas que aparecen en la categoría informática, junto a las empresas británicas Darktrace, que comercializa una solución de ciberseguridad denominada Enterprise Immune System (sistema inmune empresarial), y Transferwise, una empresa de informática financiera especializada en transferencias de divisas, además de otra fintech Sueca, iZettle, que opera en el sector de los pagos por móvil.

Sin embargo, la mayoría de las empresas europeas aparecen en las categorías de energía, medio ambiente e infraestructuras, en las que se reconoció su esfuerzo en los ámbitos de suministro global de alimentos, producción de energía y diseño innovador.

Kees Arts, fundador de la empresa holandesa Protix Biosystems, afirma que se animó a fundar la empresa porque siempre se había preguntado por qué la especie humana desperdicia millones de toneladas de proteínas por un lado, mientras captura millones de toneladas de peces precisamente por su contenido proteínico. ¿Su solución? Consumir insectos.

“Con los insectos podemos incluir una nueva fuente de alimento natural para peces y pollos”, explica. “Así podremos recuperar hasta el 70% o incluso el 80% de las proteínas de los desechos orgánicos. El impacto de esta práctica podría ser inmenso: la cantidad total de proteínas que se pueden extraer de los insectos es la misma que la cantidad total de proteínas empleada los piensos agrícolas y ganaderos”.

Protix no solo habría descubierto una nueva fuente de nutrientes para pienso, sino que los insectos, al ser una gran fuente natural de proteínas, hacen que los animales que se alimentan de ellos estén mejor nutridos, necesiten menos antibióticos y vivan más tiempo y más felices, según argumenta Arts.

Este tipo de razonamiento alternativo es también el de la empresa Plant-e, asimismo holandesa, que tiene como objetivo generar electricidad a partir de plantas vivas, y la italiana Coelux, que emplea la nanotecnología para reproducir artificialmente la luz natural y la apariencia del sol y el cielo en un tragaluz.

“La primera vez que hicimos una demostración del producto en una feria nos dimos cuenta de que la gente entraba en el stand y miraba a todas partes, preguntándose de qué producto se trataba. Cuando apuntábamos al techo, el público asumía que había una ventana al exterior”, relata el profesor Paolo di Trapani, fundador y director general de Coelux. “Nos costó mucho convencerlos de que lo que veían no era el cielo real, recordándoles que nos encontrábamos en un recinto ferial sin ventanas”.

Aunque los pioneros tecnológicos son en su mayor parte empresas estadounidenses, las demostraciones europeas de empresas como la alemana Heliatek, que produce paneles solares ultraligeros y flexibles, y la británica Carbon Clean Solutions, que extrae el CO2 y otros gases no deseados de los conductos de expulsión de gases, demuestran la potente innovación que se da en el sector de la energía y el medio ambiente.

La lista del FEM también es prueba de que la invención tecnológica nos lleva mucho más allá de las soluciones perturbadoras y las empresas online y ayudarnos a dar respuesta a algunas de las cuestiones más apremiantes del mundo moderno: cómo mantener la seguridad de las empresas, cómo mejorar el suministro global de alimentos o cómo combatir el cambio climático.

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.