Brexit: la respuesta del sector tecnológico del Reino Unido

Joe Svetlik

17/08/2016

La salida del Reino Unido de la Unión Europea podría afectar de muchas formas a las empresas tecnológicas de aquél país, provocando desde un acceso más limitado a los empleados del resto de Europa a un descenso de la inversión debido a la pérdida de confianza entre los inversores. En este artículo presentamos algunas de las repercusiones que prevén los que trabajan en el sector.

Ted Nash, director ejecutivo y cofundador de Tapdaq

«Nuestra sede central se encuentra en Londres, de modo que, en función de lo que negocien los gobiernos, muchos de nuestros empleados internacionales podrían tener dificultades para visitarla tan a menudo como ahora. El Brexit podría alterar nuestra estructura de equipos y su distribución geográfica».

Rachel Carrell, directora general de Koru Kids

«El Brexit aumenta las probabilidades de una recesión y en esta ocasión Londres sufrirá las mismas consecuencias que el resto del país. Será más difícil conseguir inversiones, especialmente en las últimas fases de la financiación, en la Serie A y la Serie B. El gobierno deberá dar prioridad a la entrega de visados a personal informático. De lo contrario el sector tecnológico de Londres tendrá serios problemas».

Stuart Veale, socio fundador de Beringea

«A pesar de la incertidumbre, sigue habiendo un enorme capital deseando invertir en Londres, así que las buenas empresas seguirán recibiendo financiación. Si tiene lugar una recesión será un buen momento para invertir, ya que es probable que caigan las tasaciones, lo que hará más atractiva la inversión de capital de riesgo en empresas tecnológicas. Sin embargo, el gobierno tendrá que tranquilizar tanto a la población como a las empresas en lo que respecta al sistema que regirá la entrada de inmigrantes en el Reino Unido. Esto es fundamental, especialmente para el sector tecnológico, que depende en gran parte del talento europeo».

Alex Macpherson, director de iniciativas en Octopus Ventures

«Es crucial garantizar que las empresas jóvenes con un gran crecimiento del Reino Unido sigan atrayendo y teniendo acceso al personal informático de mayor talento, tanto europeo como del resto del mundo. De esta forma todos podremos beneficiarnos de la importantísima aportación que hacen al Reino Unido estas empresas a través de los miles de puestos de trabajo que generan y de su impacto positivo sobre el crecimiento económico».

Daniel van Binsbergen, director general y cofundador de Lexoo

«Aproximadamente la mitad de nuestros empleados no tiene nacionalidad británica. Si el Reino Unido no perteneciera a la UE no podríamos haber contratado ciudadanos europeos sin pasar por el costoso proceso de los visados de patrocinio. El acceso al mejor talento es lo que impulsa o destruye a las empresas emergentes. Esperamos sinceramente que el Brexit no dificulte la contratación de empleados extranjeros. Si lo hace, es probable que abramos una segunda oficina en un país de la UE, como Alemania, Países Bajos o Portugal, y contratemos allí a los desarrolladores. Puede que también sea más difícil conseguir financiación en el futuro».

Hugo Burge, director general del grupo Momondo

«El referéndum del Brexit ha revelado una sociedad dividida en Reino Unido, en la que una parte importante se encuentra desfavorecida y no ha experimentado las ventajas de la globalización o la digitalización. Ahora tenemos la oportunidad de unirnos para construir una economía digital y general más robusta que prospere sin depender de los subsidios europeos. Podemos crear oportunidades para todos si prestamos atención a sus necesidades, apoyamos el desarrollo de habilidades digitales relevantes, mejoramos la conectividad digital y aumentamos la inversión en nuestro futuro digital y global».

James Johnson, director general de grupo de Nicoll Curtin

«La consecuencia del Brexit es que se va a acelerar la tendencia a buscar soluciones tecnológicas a los problemas. La tecnología cruza fronteras con más facilidad que las personas, por lo que aumentará la contratación en el sector informático ».

Aún se desconoce mucho acerca del efecto que tendrá el Brexit en las empresas. Como indican estas declaraciones, la mayor preocupación de las compañías tecnológicas es seguir teniendo acceso a los mejores informáticos de Europa. Esta será la única forma de lograr que Londres y el Reino Unido sigan siendo centros neurálgicos en el sector tecnológico a nivel europeo y mundial.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.