¿Tu lugar de trabajo es más inteligente que la media?

Gareth Kershaw

23/01/2019

El mejor lugar de trabajo es, según cualquier definición sensata, no solo un lugar en el que se trabaja, sino el lugar en el que se trabaja de la manera “más eficiente”. Según estudios recientes, un gran número de factores están cambiando radicalmente lo que entendemos por eso. En pocas palabras, la evolución de las dinámicas del lugar de trabajo requiere un cambio similar en el planteamiento tecnológico y de recursos humanos.

Lugar de trabajo. Una expresión tan familiar y al mismo tiempo un tanto extraña.

Por ejemplo, ¿dónde debe ponerse el énfasis? ¿En la palabra trabajo o en la palabra lugar?

Por algún motivo, también suena algo anticuada y autocrática. Quizás recuerde demasiado a las “casas de trabajo” de las novelas de Dickens.

Además, tiene otras connotaciones profundamente arraigadas. ¿Qué se imagina cualquier hijo de vecino al oír “lugar de trabajo”? Seguramente algo bastante específico, como una oficina, una tienda, un almacén o una fábrica.

¿O quizás no? Si hacemos caso de los estudios más recientes, los tiempos y las actitudes están cambiando en lo que concierne al lugar de trabajo, y más rápido de lo que muchos habrían imaginado.

La principal razón parece ser que tanto trabajadores como tareas están cada vez más desvinculados de un lugar físico inamovible, debido en gran medida a la rápida y continua evolución de las tecnologías móviles y de colaboración.

Por ejemplo, un estudio reciente de IWG, proveedor de oficinas equipadas, constató que el 70 % de los profesionales trabaja ya de forma remota al menos un día a la semana, mientras que el 53 % lo hace la mitad de la semana, como mínimo.

Otro estudio realizado por la firma de investigación Global Workplace Analytics y la empresa de contratación FlexJobs, concluyó que 3,9 millones de asalariados de EE. UU. trabajaban a distancia al menos la mitad del tiempo en 2015, en comparación con solo 1,8 millones en 2005. Esto supone un aumento del 115 %.

Otro más, encargado por Lenovo recientemente y llevado a cabo por el CEBR (Centro de Investigación Económica y Empresarial, por sus siglas en inglés), encuestó a más de 2000 trabajadores del Reino Unido acerca de sus pautas de trabajo en la oficina y a distancia. El informe resultante revela hallazgos sorprendentes que sugieren que las dinámicas del lugar de trabajo están cambiando profundamente.

Algunos ejemplos: actualmente casi tres de cada cinco puestos son adecuados para el trabajo a distancia; el 25 % de los encuestados elegiría trabajar de forma remota si pudiera; a un número similar le gustaría trabajar desde casa más a menudo; 1 de cada 10 personas alcanza su máximo rendimiento fuera del horario normal de trabajo.

Esto lleva a los empleados a plantearse ciertas cuestiones sobre las empresas para las que desean trabajar. ¿Dónde debo trabajar? ¿Cuándo debo trabajar? ¿Es esto flexible? ¿Se acabó el horario normal de oficina? ¿Cambia todo esto lo que debería buscar en una empresa? ¿Y lo que las empresas buscarán en mí?

El informe también hace una serie de recomendaciones prácticas para aquellas organizaciones que quieren modernizar sus prácticas y políticas en el lugar de trabajo.

Menos desplazamientos, mayor rendimiento
Cambiar el tiempo de desplazamiento por tiempo de trabajo aumenta considerablemente la producción.
Teniendo en cuenta que seis de cada diez trabajadores del Reino Unido podrían trabajar a distancia, las ventajas saltan a la vista.

Hablando se entiende a la gente
Es posible mejorar la producción de manera indirecta escuchando a los empleados y teniendo en cuenta lo que quieren y necesitan, como un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida privada o la posibilidad de trabajar cuando son más productivos, en lugar de durante las horas de trabajo habituales. Hoy en día, la flexibilidad es indispensable para atraer y retener el mejor talento.

Anteponer los recursos a la asistencia

Tanto la encuesta como las empresas que participaron en ella y sus empleados sugirieron que el trabajo a distancia y flexible es fundamental en una estrategia de recursos humanos acertada. Si aumenta la producción, se alcanzan los objetivos y los empleados están contentos, la asistencia física se vuelve casi irrelevante.

Diseños de las oficinas de hoy en día

Mientras que los espacios de trabajo designados son cada vez menos necesarios, los de colaboración son cada vez más importantes: espacios de trabajo, herramientas de colaboración y lugares en los que organizar charlas y talleres.

La clave está en la tecnología

La normalización de las tecnologías de la información es fundamental para minimizar la pérdida de tiempo. La formación también se considera primordial y es algo que los empleados valoran cada vez más en un lugar de trabajo.

En la variedad está el gusto

También es importante que las organizaciones sean conscientes de los diferentes grupos de empleados: las generaciones de más edad suelen ser más reacias a los cambios tecnológicos, mientras que los miembros más jóvenes del equipo lo son a la noción del “presentismo”.

Una cosa está clara: para garantizar un trabajo a distancia más inteligente y eficiente, necesitas una oficina más inteligente.

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.