¿Puede afectar a nuestro estado de ánimo el diseño de las oficinas?

Gina Jones

16/01/2018

Se calcula que pasamos 60.000 horas trabajando a lo largo de nuestras vidas, lo que significa que pasamos casi un 30 % de nuestra vida en la oficina– así que es lógico pensar que un entorno de trabajo bien diseñado puede tener un gran impacto en nuestro estado de ánimo*

Casi la mitad de los empleados (un 48 %) piensa que la oficina afecta de forma positiva a su salud mental, según la encuesta What Workers Want 2016, pero muy pocos tienen alguna influencia en su configuración. Teniendo esto en cuenta, analizamos cómo los empresarios pueden maximizar la satisfacción de los empleados y crear un entorno de trabajo positivo.

Ofrecer espacios abiertos y cerrados

A pesar de ser la opción predominante para la mayoría de las empresas, las oficinas de planta abierta están perdiendo puntos entre los trabajadores. Solo el 45 % de los empleados afirmaron estar satisfechos con el nivel de ruido de su oficina, y el 71 % afirmaron que valoraban un espacio tranquilo donde concentrarse en su trabajo.

La finalidad de las oficinas de planta abierta es fomentar el trabajo colaborativo, pero una nueva investigación ha demostrado que el acceso a un espacio privado es también vital a la hora de promover la innovación. La encuesta Gensler’s UK Workplace Survey 2016 reveló que los miembros de la plantilla que se consideran innovadores dentro de las empresas tienen una probabilidad cinco veces mayor de tener acceso a un espacio privado, mientras que los trabajadores en el extremo opuesto pasan el 86 % del tiempo en sus escritorios.

Amueblar con cuidado

Los programas de bienestar para los empleados son habituales en la actualidad, pero los lugares de trabajo inteligentes que integran el bienestar en su diseño son el siguiente paso. En concreto, la popularidad de los escritorios donde se puede trabajar sentado o de pie ha aumentado en los últimos años y, aunque pocos empleadores han adoptado esta tendencia hasta el momento, los trabajadores sí que están interesados en ella. El 20 % de los hombres entrevistados en la encuesta What Workers Want afirmaron que, si les ofrecieran un escritorio para trabajar de pie, lo utilizarían siempre o a menudo.

Evite los espacios totalmente blancos

Se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre la psicología del color, especialmente sobre sus posibles efectos en nuestros estados de ánimo. Un estudio de la Universidad de Texas que analizó el efecto de las gamas de colores en el entorno de la oficina reveló que los que trabajan en un entorno de oficina totalmente blanco manifestaban estados de ánimo más negativos que los que lo hacían en espacios azules o verdes. A pesar de ello, el estudio no encontró ninguna relación entre el estado de ánimo y la productividad, de modo que elegir un color que ponga de mejor humor a los empleados hace necesariamente que trabajen más, pero al menos puede afectar al sentimiento con que se acercan a su entorno laboral.

«Quizá sea imposible crear un entorno interior ideal para personas con todo tipo de características. Una alternativa sería diseñar los interiores con la máxima flexibilidad con el fin de permitir variaciones dentro del mismo espacio general según las características de cada cual», escribió la Dra. Nancy Kwallek, autora del informe.

Incorporar el exterior en el interior

La atención que se viene prestando recientemente al bienestar en los lugares de trabajo ha dado lugar al diseño biofílico: espacios que integran elementos naturales. Un estudio ha demostrado que las oficinas con vegetación y luz solar aumentaron su productividad hasta en un 6 % y su creatividad en un 15 %. Como pasamos tanto tiempo en espacios cerrados, si los empleadores reintroducen la naturaleza en el lugar de trabajo pueden mejorar el estado de ánimo de su plantilla.

Aunque existen límites sobre el control que se puede conceder a los empleados a la hora de diseñar un espacio de trabajo, hay que recordar que el diseño de la oficina puede afectar a atraer y conservar a las personas de más talento. De hecho, el 25 % de los trabajadores afirman que estarían dispuestos a prolongar su desplazamiento en 30 minutos con tal de trabajar en la oficina perfecta para ellos.

Modificando las oficinas según los deseos de los trabajadores, los empresarios pueden elevar la moral, además de ampliar su banco de talento.

*Basado en datos de Estados Unidos, con 40 horas a la semana en la oficina durante 30 años de trabajo, menos dos semanas al año de vacaciones.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.