El auge de la consultoría en materia de RGPD

Clare Hopping

11/09/2017

El Reglamento General de Protección de Datos o RGPD entrará en vigor en menos de un año. Ha llegado el momento de plantearse contratar a los profesionales adecuados para asegurarse de que su empresa lo cumple.

El 25 de mayo de 2018 entrará en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Si bien ya se ha hecho mucho para superar los nuevos retos que nos aguardan, muchas empresas siguen teniendo preguntas sin respuesta. ¿Es la empresa capaz de adaptarse sola, o necesita ayuda de fuera?

Un reciente estudio reveló que el sector de TIC en el Reino Unido está más preparado para el RGPD que en el resto de Europa. Según Spiceworks, el 40 % de las empresas británicas han comenzado ya a prepararse, en comparación con el 28 % en el resto de la UE y apenas el 5 % en EEUU.

El papel de los consultores deRGPD

Una de las razones por las que las empresas del resto de la UE se muestran más relajadas en este sentido es que, según este estudio, están mucho más dispuestas a trabajar con consultoras externas para garantizar el cumplimiento de la nueva normativa. Parece ser que, mientras las empresas británicas realizan auditorías de datos, las europeas se ponen en contacto con expertos.

Si bien es muy posible que usted cuente con los conocimientos técnicos necesarios para abordar los cambios que se avecinan, también tendrá que estar más que familiarizado con su departamento de TIC y su funcionamiento interno, lo que no siempre es fácil.

Recurrir a la ayuda de un consultor externo puede aliviar la presión y garantizar su preparación. El incumplimiento de la normativa no solo puede incurrir multas importantes, sino también causar daños a la marca, de los que puede ser mucho más difícil recuperarse.

Suplir la falta de competencias en materia de RGPD

Se ha señalado que existe una falta conocimientos de alto nivel en todo el sector en lo que respecta a al RGPD, por lo que los servicios de consultoría pueden suponer un importante desembolso. Sin embargo, si lo que pretende es proteger su marca, no debe asustarse por el coste.

Contar con un profesional puede cambiar su posición de forma relativamente rápida. Una auditoría de su situación actual en forma de un análisis de deficiencias en materia de RGPD le dirá exactamente qué fugas debe contener. Y si cuenta con un departamento de TIC con experiencia, quizá sea capaz de asumir el mando y realizarla ellos mismos, mitigando así la necesidad de buscar ayuda del exterior.

Para los que necesiten algo más de asistencia, las empresas de consultoría prestan una serie de servicios (no solo a multinacionales) que les ayudarán a salir adelante.

Los servicios de consultoría pueden ayudar a realizar la transición completa a una situación de conformidad con el RGPD, llevándole de la mano durante todo el proceso. O si ya ha implantado una normativa exhaustiva por su cuenta, pueden darle algún retoque para ponerla al día.

Si cree que buscar ayuda externa es lo que necesita para garantizar el futuro bienestar de su negocio, planifíquelo con cuidado y asegúrese de que su equipo administrativo es flexible y esta listo para reaccionar ante nuevos desafíos.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.