Ahorro en informática: cómo reducir costes en 2015

En los últimos años, el irrefrenable impulso de mover todo a la nube ha copado casi toda la atención de los responsables de informática de las empresas. Y después de este cambio radical, ¿cuál será el siguiente paso de esta revolución en la cultura y los costes informáticos?

Muchas empresas se han beneficiado ya de un ahorro inmenso al trasladar su almacenamiento y la capacidad de sus servidores a la nube. Una vez finalizado el paso a la informática en la nube, las empresas buscan ya la siguiente oportunidad de reducir costes. ¿Cuáles son las principales tendencias de ahorro a las que prestar atención en 2015?

La subcontratación ha vuelto con un toque de modernidad. Muchas empresas están optando por un precio ajustado en base a los resultados por encima de la calidad del trabajo subcontratado.

“La filosofía básica es alinear los intereses del proveedor de servicios y del cliente de modo que ambos avancen hacia el mismo objetivo”, explica Mindtree. “En este modelo, el ámbito de aplicación son los propios resultados de la empresa. Unos resultados definidos y fijados con claridad, que se puedan medir y completar para un proyecto determinado, son un factor crítico del éxito de dicho proyecto”.

La subcontratación son palabras mayores. Por ejemplo, en los Estados Unidos, Forrester Research ha pronosticado que en 2015, 542.000 puestos de trabajo en el campo informático se trasladarán al extranjero (y para algunos la cifra aún es conservadora).

Los responsables informáticos que sean prudentes deberán tener precaución, ya que la apertura de la red a socios subcontratados implica un mayor riesgo de que se produzca una situación difícil a corto y medio plazo. En 2014, Gartner Research elaboró una clasificación en la que los nueve países de la región de Asia-Pacífico se calificaron como “pobres” o “suficientes” en lo que respecta a seguridad de datos/IP y privacidad.

En un ámbito más doméstico, se ha prestado más atención a los gastos de apoyo. Un estudio reciente ha demostrado que en “equipos de más de tres años de antigüedad, los costes de mantenimiento y resolución de problemas aumentan de tal modo que resulta más barato adquirir un nuevo sistema”. La reducción de los costes energéticos es también prioritaria. En este ámbito, la actualización de los sistemas informáticos de acuerdo con una política informática sostenible puede suponer un ahorro rápido y considerable.

El diseño de hardware de código abierto es otra tendencia que vale la pena seguir con detenimiento. Facebook ha anunciado hace poco que ha ahorrado más de 2.000 millones de dólares en los últimos tres años al emplear diseños del Open Compute Project (OCP).

El OCP es una comunidad de ingenieros que está trabajando para crear los diseños de hardware más eficientes posibles para servidores, almacenamiento y centros de datos. Estos diseños se comparten libremente, de modo que cualquiera puede emplearlos para mejorar sus sistemas.

Intel también se ha subido al barco y ha realizado contribuciones al OCP. “En Intel estamos comprometidos con el objetivo del OCP y con desempeñar un papel significativo a la hora de crear el centro de datos del futuro”, ha declarado recientemente Raejeanne Skillern, Directora general de la Organización Proveedora de Servicios en la Nube de Intel.

Aparte de los beneficios que supone la nube, existen todavía oportunidades de reducir costes de manera efectiva y mediante la colaboración.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.