Abriendo nuevos caminos: las empresas se vuelcan con la sostenibilidad

La innovación es la clave del éxito para cualquier empresa, pero la cruzada por la sostenibilidad está impulsando una verdadera explosión de novedades en el ámbito del diseño de edificios y oficinas.

La ciencia y las nuevas tecnologías están provocando cambios muy profundos en el funcionamiento de las empresas. Tanto en construcciones nuevas como en reformas los resultados son asombrosos, y van desde la reducción de los costes de funcionamiento hasta la mejora de la salud de los empleados.

Si está buscando maneras de hacer más ecológico su negocio, estudie las que vienen a continuación:

1. Paneles solares fotovoltaicos

La energía solar es sin duda alguna la tecnología de eficiencia energética más conocida y ofrece beneficios dobles: energía para un edificio y energía de vuelta a la red. Pero se está dejando de prestar atención a los grandes campos de paneles solares en favor de las instalaciones de tecnología solar en los tejados de los edificios, cuyo objetivo final es que las grandes construcciones se conviertan en centrales de energía.

Alemania es pionera en esta área y a mediados de este año batió un récord al generar más de la mitad de su energía con tecnología solar. El Living Planet Centre de WWF, reconocido a nivel mundial y ubicado en Surrey, también es un ejemplo de cómo se están integrando los paneles solares en el diseño inteligente.

2. Cubiertas verdes

Las células solares no son la única opción para usar los tejados, las cubiertas vegetales ofrecen una amplia gama de beneficios, desde la absorción del agua de lluvia o el aislamiento térmico hasta la creación de hábitats naturales, el cultivo de vegetales comestibles o la instalación de colmenas de abejas.

Los techos verdes son importantes para fomentar la sostenibilidad y como mínimo duplican la vida útil de los materiales de construcción de tejados convencionales, según el Green Roof Centre. El complejo Canary Wharf de Londres cuenta con varias cubiertas verdes, algunas de las cuales se instalaron durante la construcción del edificio y otras se incorporaron en una reforma. Se ha demostrado que el aumento de los espacios verdes públicos reduce el estrés de los empleados.

3. Aislamiento avanzado

Debido a la dificultad que tienen la mayoría de las empresas para iniciar nuevas construcciones, muchas de ellas están reformando sus oficinas con materiales aislantes de alta tecnología para reducir su huella de carbono. Se añaden cubiertas de emisiones reducidas a las ventanas para impedir que se pierda el calor y se emplean gases inertes como el argón para rellenar las cavidades entre los cristales. Un fabricante suizo ha llegado a crear acristalamientos cuádruples compuestos por cuatro hojas, aunque esto aumenta el peso de la ventana y disminuye el paso de la luz.

4. Sensores de ahorro de energía

Aunque la iluminación dotada de sensores no es algo nuevo, la tecnología para detectar movimiento humano puede emplearse además para controlar la calefacción y el aire acondicionado, entre otros muchos aparatos. Se pueden obtener resultados importantes como, por ejemplo, al apagar las impresoras láser durante la noche y durante los fines de semana se puede reducir el consumo de energía en un 75 %. No es de extrañar, puesto que una fotocopiadora encendida durante toda una noche consume energía suficiente como para realizar 5000 copias en tamaño A4. The Crystal, un edificio de gran prestigio internacional perteneciente a Siemens y ubicado en el Distrito Empresarial Verde de Londres, es un ejemplo del uso de los sensores de ahorro de energía, puesto que las instalaciones cuentan con más de 2500 dispositivos individuales de control de edificios.

5. Ventilación con recuperación de calor

Este sistema, conocido también como ventilación mecánica con recuperación de calor (MVHR, por sus siglas en inglés), realiza intercambios para transferir calor desde una corriente de aire interna hacia el aire más fresco que llega del exterior (o viceversa, para reducir la temperatura en verano). Mejora la frescura del aire y el control de la climatización, y reduce la energía necesaria para calentar y enfriar el edificio. La galardonada sede central de Co-op en Mánchester utiliza un sistema de recuperación del calor para calentar el aire frío, así como residuos de aceite de cocina y aceite de colza como combustible.

6. Muros verdes

Los jardines verticales son una forma de aumentar el aislamiento térmico y la calidad del aire, reducir la contaminación acústica y mejorar la salud. Estos muros verdes también pueden ser construidos para filtrar y reciclar aguas residuales. Es posible construir muros verdes en el interior de los edificios empleando tecnología hidropónica muy sofisticada que controla con precisión la iluminación, humedad y las necesidades nutricionales de las plantas. Pueden ayudar a reducir el síndrome del edificio enfermo mediante la mejora de la calidad del aire interior gracias a la capacidad de algunas especies de eliminar toxinas como el formaldehído, el xileno y el tolueno.

A pesar de que aún estamos lejos de eliminar las emisiones de carbono, la tecnología nos ayuda a que ese momento esté cada vez más cerca. Dado el aumento de la competencia para obtener credenciales verdes, no resulta extraño que se vaticine un gran aumento del número de edificios verdes en el futuro.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.