Migración de centros de datos: Cómo mitigar los riesgos

Steve Evans

29/07/2016

La migración de un centro de datos es uno de los proyectos más complejos que puede llevar a cabo un departamento informático. Pero se pueden tomar ciertas medidas para reducir los riesgos y conseguir una migración que beneficie a toda la empresa.

Últimamente se ha hablado mucho del futuro de los centros de datos. Actualmente están experimentando un gran cambio, desde la cantidad de datos que se crean y se almacenan hasta el aumento en el número de usuarios móviles y la necesidad de mantener los datos seguros.

A consecuencia de estos cambios, los centros de datos se encuentran bajo una gran presión para proporcionar la capacidad, fiabilidad, rendimiento y seguridad que piden los clientes. Muchas de las principales empresas del mundo están construyendo nuevas instalaciones para sus centros de datos. Por ejemplo, Amazon anunció su primer centro de datos en el Reino Unido a finales del año pasado, mientras que en enero de este año Facebook desveló sus planes para construir un centro de datos en Irlanda con un presupuesto de 220 millones de dólares estadounidenses .

Planifique de cara al futuro

Migrar a un nuevo centro de datos no es tarea fácil. Como en cualquier otro proyecto de gran magnitud, la fase de planificación es fundamental. Piense cuáles son los motivos de la migración y apunte los pasos que deben llevarse a cabo y los recursos necesarios para ello. Incluya un inventario de todos los componentes existentes a transferir, tanto físicos como de software.

Establezca un presupuesto y un calendario. Sea flexible: seguro que la situación irá cambiando a lo largo del proceso, de modo que contar con la flexibilidad necesaria para adaptarse a los cambios contribuirá a que el proyecto se desarrolle sin problemas.

Esta fase de planificación es donde se establece la visión para el futuro del centro de datos y no solo su presente. Haga una previsión de las necesidades que puede tener en 10 o 15 años para dar cabida al crecimiento.

Mantenga la actividad

Un tiempo de inactividad prolongado o imprevisto es uno de los aspectos más frustrantes de la migración de un centro de datos, tanto para el equipo informático como para los usuarios. También puede provocar un aumento de los costes. Aunque los trastornos son inevitables, una buena planificación los mantendrá al mínimo.

El departamento informático puede y debe hablar con los directores de departamento para encontrar el momento más conveniente en que interrumpir la actividad de sus sistemas mientras tiene lugar la migración. Probablemente al equipo de ventas no le hará mucha gracia si el cierre del sistema coincide con el final de su ciclo de venta, y si el sistema de nóminas se interrumpe alrededor de los días de pago, los informáticos no harán muchos amigos precisamente.

Asegúrese de que hay una copia de seguridad completa de los datos a transferir antes de empezar. Establezca dispositivos de seguridad para que los datos confidenciales e importantes lleguen a su nuevo destino y no se eche todo a perder si algo sale mal durante la migración.

Por último, si en la migración del centro de datos hay hardware nuevo, asegúrese de organizar un borrado y eliminación seguros del equipamiento antiguo. Dejar datos confidenciales en material desechado es toda una pesadilla de seguridad.

Las migraciones de los centros de datos son costosas, complejas y frustrantes, pero también son fundamentales para las empresas que desean abordar los desafíos informáticos modernos. Una planificación meticulosa y mucha flexibilidad ayudan a reducir los riesgos y conseguir que el proyecto de migración transcurra de la mejor forma posible.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.