La infraestructura convergente e hiperconvergente está alterando los mercados tradicionales

Rob Makin

22/06/2016

Las empresas que continúan aferrándose a procesos arcaicos se ven abocadas a uno de dos destinos: la adquisición o la extinción.

Las infraestructuras y procesos tecnológicos tradicionales no están preparados para afrontar el entorno empresarial moderno. En un mercado competitivo que requiere agilidad, flexibilidad y escalabilidad, los procesos heredados, como por ejemplo un ciclo de seis semanas para la adquisición de nuevos recursos informáticos, son simplemente inaceptables.

¿Cómo pueden los líderes informáticos transformar rápidamente su tecnología en un agente facilitador de la competitividad empresarial? La respuesta es: implementando una infraestructura hiperconvergente. En Lenovo ayudamos a las empresas a instalar infraestructuras hiperconvergentes mediante la convergencia de los recursos de almacenamiento, servidores y virtualización en aplicaciones integradas de escalamiento horizontal.

Dicho de otro modo, estamos impulsando a las empresas por la vía rápida hacia centros de datos privados en la nube. Esto les permitirá manejar unos costes más previsibles, gestionar mejor los riesgos y centrarse en prestar los servicios y generar las aplicaciones que llevan al éxito empresarial.

Apoyo de los equipos de infraestructuras y centros de datos

La infraestructura hiperconvergente ya tiene muchos entusiastas entre los miembros de los equipos de infraestructuras y centros de datos que se enfrentan al reto cotidiano de mantener el entorno tecnológico. El motivo es sencillo: Una infraestructura hiperconvergente les permite reducir la complejidad y realizar labores de mantenimiento cuando es necesario, en lugar de intentar programarlas de manera que causen la mínima alteración de la actividad empresarial. En otras palabras, una infraestructura hiperconvergente permite a los miembros del equipo de infraestructuras y centros de datos recuperar sus fines de semana.

Hablando en serio, se ve claramente que la infraestructura hiperconvergente está llamando la atención de los directores informáticos y otros miembros del equipo directivo, a medida que las empresas se dan cuenta de su potencial.

No es necesario «desalojar y reemplazar»

Una ventaja fundamental para las empresas es la posibilidad de implementar una infraestructura hiperconvergente en sus centros de datos sin tener que deshacerse de la infraestructura existente. La hiperconvergencia permite continuar utilizando la infraestructura actual paralelamente con la nueva hasta que el equipamiento del centro de datos llega al final de su vida útil. Además, dado el espacio reducido que requiere la infraestructura hiperconvergente, las empresas no tienen que dedicar grandes salas, potencia o recursos de refrigeración al funcionamiento del centro de datos, por lo que se ayuda a mantener los costes al mínimo.

Aunque no hemos hecho más que empezar, algunas empresas con las que nos hemos asociado para suministrar infraestructuras hiperconvergentes son SimpliVity, con su plataforma de virtualización de datos OmniStack, o Nutanix y DataCore, con sus vanguardistas productos de almacenamiento. Estas compañías son conscientes del enorme potencial de la infraestructura hiperconvergente para facilitar los centros de datos privados en la nube, tanto para la pequeña empresa como para la mediana. DataCore cita el ejemplo de un hospital donde se empleó su Virtual SAN en una arquitectura convergente para reducir costes, escalar y mejorar el rendimiento de un PBX virtual. En otro caso, una cadena de hostelería con más de 1000 restaurantes eligió una infraestructura hiperconvergente para reducir el coste y el espacio físico de su entorno informático.

Nuestras soluciones de infraestructura hiperconvergente son compatibles con una amplia gama de usos, como bases y análisis de datos de alto rendimiento, recuperación en caso de desastre y archivos a largo plazo, infraestructuras de escritorio virtual y oficinas remotas. La potencia de nuestros servidores x86 garantiza que la infraestructura hiperconvergente cumple con todos los requisitos de las empresas grandes y medianas.

Gran crecimiento previsto

La empresa de análisis del sector IDC calculaba el 30 de abril que el mercado global de sistemas hiperconvergentes alcanzaría 807 millones de dólares en 2015 (720 millones de euros), un aumento del 116 por ciento en relación a 2014. Aunque los sistemas hiperconvergentes nacieron en entornos de tamaño medio y en proyectos de infraestructura de escritorio virtual, cada vez se utilizan en más aplicaciones de uso general corporativo.

Así pues, ¿qué tienen que hacer las empresas para implementar una infraestructura hiperconvergente? La cuestión es lanzarse. Las empresas que adopten el potencial que les ofrece una infraestructura hiperconvergente obtendrán grandes beneficios: ahorro en costes, mayor capacidad de gestión y, lo que es más importante, una ventaja considerable sobre la competencia.

 

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.