La adopción de plataformas hiperconvergentes es una tendencia en alza

Clare Hopping

07/06/2016

Las empresas cada vez exigen más a la hora de gestionar el volumen de trabajo y ejecución de aplicaciones que hacen uso intensivo de los datos, por lo que no sorprenderá a nadie que Technology Business Research haya previsto que la adopción de infraestructuras hiperconvergentes aumentará en un 50% durante los próximos cinco años. ¿Por qué?

Las infraestructuras hiperconvergentes están destinadas a ser un extenso sector de crecimiento financiero, según la investigación de Technology Business Research (TBR) titulada «1Q16 Hyper-converged Platforms Market Landscape» (panorama de mercado para las plataformas hiperconvergentes en el primer trimestre de 2016). TBR predice que las soluciones combinadas centradas en software constituirán un sector con un volumen de negocio de 1600 millones de dólares en 2020, convirtiéndolo en uno de los sectores más dinámicos en el ámbito del almacenamiento y redes.

Además, se ha hecho con un buen pedazo del pastel general de la infraestructura convergente. El informe manifiesta que el subsector hiperconvergente representará el 32% del sector en 2020, un incremento del 25% en comparación con el tramo final de 2015.

¿Qué es lo que ha impulsado este crecimiento, y por qué tantas empresas optan por infraestructuras hiperconvergentes en lugar de las soluciones convergentes empleadas hasta ahora?

Bajo coste

Dado que casi todos los procesos empresariales actuales crean una cantidad ingente de datos, ya sean de servicio al cliente, marketing, análisis corporativo o ventas, que deben almacenarse y gestionarse en algún lugar. El almacenamiento en las instalaciones de las propias empresas no suele ser económicamente viable en el caso de tal volumen de datos, y las propuestas centradas en hardware carecen escalabilidad.

Fundamentalmente las infraestructuras hiperconvergentes eliminan los altos costes asociados porque en ellas todo funciona por software: no existe la limitación vinculada a un hardware determinado ni la necesidad de reinventar todo el ecosistema para que funcione con eficacia.

«Las dificultades que afrontan los clientes en relación al almacenamiento ofrecen oportunidades para los proveedores de plataformas hiperconvergentes, ya que muchas de ellas se han creado en torno a la mejora del rendimiento y la gestión de volúmenes de trabajo que requieren mucho almacenamiento», explica Krista Macomber, analista sénior de centros de datos de TBR.

La elección de soluciones hiperconvergentes puede reducir drásticamente tanto los costes de inversión en hardware como los operativos, por lo que son una opción rentable para las empresas.

Gestión por un proveedor único

Combinando las tareas de computación, almacenamiento, las redes y la virtualización en un proveedor único supone una opción muy atractiva, ya que minimiza los problemas de compatibilidad que surgen con los contratos de permanencia y facilita mucho el trabajo al equipo informático. Entretanto, la interoperabilidad queda garantizada, de modo que la empresa no tiene que preocuparse de que la solución de redes no funcione con su infraestructura de virtualización, por ejemplo.

De hecho, puesto que todo funciona desde un mismo lugar y está gestionado por un mismo proveedor, no hace falta ni siquiera comunicarse a la hora de aumentar el espacio de almacenamiento disponible. Se amplía automáticamente, sin obstaculizar el progreso de la empresa.

La modernización de las operaciones empresariales

La elección de una infraestructura hiperconvergente implica que las operaciones empresariales nunca envejecerán, ya que el software avanzará a medida que lo hacen la tecnología y los tiempos. No será necesario reemplazar los servidores físicos cuando ya no puedan más, y siempre se estará un paso por delante de la competencia.

«La transformación de las empresas modernas no va a ninguna parte sin una infraestructura ágil y escalable», afirma Christian Perry, analista principal de centros de datos y director de prácticas de TBR. «Los entornos informáticos complejos y perecederos están dando paso a nuevos tipos de infraestructuras diseñadas para facilitar la ejecución y la gestión. La hiperconvergencia se sitúa a la cabeza de esta tendencia con gran vigor».

La infraestructura hiperconvergente ofrece una solución más atractiva para las empresas, ya que es mucho más sencilla que escoger distintos proveedores que lleven la computación, el almacenamiento, las redes y las operaciones de virtualización.

La gestión simplificada y la escalabilidad son protagonistas, ya que se trata de una solución basada en software, independiente del hardware, lo que hace de las infraestructuras hiperconvergentes una opción muy atractiva ahora y en el futuro.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.