Introducción a la definición por software y la hiperconvergencia

Tikiri Wanduragala

08/02/2016

Tikiri Wanduragala, asesor sénior de sistemas de servidores x86 para EMEA de Lenovo, escribe para ThinkProgress sobre la definición por software y la hiperconvergencia, dos tendencias tecnológicas candentes.

He recibido muchos comentarios positivos sobre los artículos que hemos publicado hasta el momento y también sugerencias muy interesantes para futuros textos. Una de ellas fue la petición de un artículo que analizase la definición por software, la hiperconvergencia y la relación entre ambas.

¿Qué significa la “definición por software”?

La idea que intentamos transmitir con este concepto es la de virtualización. Cuando se virtualiza un servidor y se ejecutan varias instancias en él, lo que se hace es tomar algo que hasta ahora había estado unido físicamente a un hardware y convertirlo efectivamente en un archivo binario. Esto implica que se pueden cargar varias copias, lo que permite mejorar el uso del servidor y obtener mucha más flexibilidad.

Esto es lo que ha ocurrido con los servidores, pero las variantes de esta tecnología también pueden emplearse en las redes y el almacenamiento. Cuando estos tres elementos están combinados bajo un mismo paraguas, existe la posibilidad de emplear lo “definido por software”, lo que implica que el entorno en conjunto puede controlarse mediante software.

Una de las ventajas de este enfoque es el proceso de acercamiento a la aplicación, lo que es importante porque, como ya he explicado antes, esa es la dirección hacia la que nos lleva la lógica empresarial. Asimismo, aporta una mayor automatización y simplicidad, ya que no es necesario tanto movimiento físico del hardware.

Ahora mismo todo el sector se está preparando para afrontar este cambio, a medida que la virtualización se extiende por los ámbitos del almacenamiento, las redes y los servidores.

Como ya abordé en mi artículo sobre lo que nos tiene reservado 2016 para los centros de datos, esto tiene mucho que ver con los silos. Las empresas solían estar compuestas por silos de bases de datos, servidores, almacenamiento, aplicaciones, redes, etc. En el mundo de lo definido por software, todos ellos deberán fusionarse.

En esencia, la naturaleza de los silos está cambiando. Hasta el momento se contaba, por ejemplo, con un silo de red, en el que todos los expertos en redes construían la mejor red posible. El caso era el mismo para el almacenamiento, los servidores, etc. En el mundo definido por software, sin embargo, estos silos se basarán en las aplicaciones. Una vez más: es ahí donde reside la lógica empresarial.

La hiperbólica hiperconvergencia

Para poder comprender el elemento “híper” tenemos que entender primero el concepto de infraestructura convergente. En otras palabras, y principalmente, los servidores blade. Lo que hacía de los blade un sistema revolucionario era el hecho de contar con una gran caja que funcionaba como un pequeño centro de datos particular: tenía servidores, interruptores, redes y almacenamiento, además de una herramienta de gestión que lo armonizaba todo, de una manera en la que convergían en esencia varias tecnologías.

Todos estos elementos podían elegirse. Era posible elegir el tejido de almacenamiento, los tipos de servidores y los conmutadores de red, de modo que se ajustaran a cada necesidad.

La hiperconvergencia ofrece todas estas características de forma cerrada: un almacenamiento fijo, unos conmutadores de red fijos, unas capacidades de servidor fijas, etc. Posteriormente lo virtualiza todo. El resultado es análogo a un ladrillo de construcción, una solución excelente para realizar despliegues rápidos. Es posible adquirir una caja con software inteligente, después comprar otra y así realizar un escalado vertical.

El punto fuerte de la hiperconvergencia es la vinculación y la agrupación en clústeres de las unidades de almacenamiento. Hasta ahora, las cajas de almacenamiento se colocaban separadas del servidor y ambos elementos se comunicaban mediante ciertos protocolos inteligentes. En el mundo de la hiperconvergencia, el almacenamiento está ubicado dentro del servidor y emplea la inteligencia alojada en él, lo que explica, evidentemente, por qué todo ello ha cobrado tanta importancia en el mercado del almacenamiento. Porque, de hecho, está redefiniendo el panorama.

Y aquí está la relación entre los dos: la hiperconvergencia es un subproducto de la definición por software.

¿Cuál es el papel de Lenovo en todo este asunto?

Bueno, en ambos casos se avanza hacia un mundo en el que el servidor adquiere una gran importancia. Las diferentes funciones están ahora controladas por el servidor, ya que es ahí donde se encuentra todo y donde se ejecutan las aplicaciones. Por tanto, el papel de Lenovo es crear servidores que apuntalen toda esta idea, servidores de todo tipo de especificaciones que puedan cumplir con las diferentes necesidades de los consumidores.

También nos hemos asociado con uno de los principales proveedores de software cuyos productos se ejecutarán en nuestros servidores, lo que a su vez ofrece la fiabilidad necesaria en los entornos definidos por software. Por tanto, a todos los efectos estamos muy bien situados y contamos con el hardware necesario para ejecutar dicho software sin tener que estar atados a ninguno en particular.

¿Por qué ocurre todo esto ahora? La memoria flash ha desempeñado un papel importante, ya que permite hacer mucho más en los servidores. Voy a explicarme. Si se compran discos rotativos, se hace por dos motivos: rendimiento y capacidad. Estas dos cualidades van siempre juntas. Por tanto, si el rendimiento no es muy bueno, uno se ve forzado a comprar mucha capacidad, porque no se puede tener lo uno sin lo otro.

Con el almacenamiento flash se consigue la crucial separación del rendimiento y la capacidad. Esto implica un número considerablemente menor de discos giratorios en el centro de datos, lo que mejora el rendimiento, el consumo y la refrigeración, además de reducir el espacio físico necesario. Es como un efecto dominó en el centro de datos, en cuyo punto central se sitúa el almacenamiento flash.

 

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.