El almacenamiento basado en software puede ser asequible

Per Overgaard

08/02/2017

Las matrices de almacenamiento empresariales han sido la solución primordial para el centro de datos durante décadas. En la actualidad, los sistemas distribuidos basados en servidores están ganando popularidad, ya que ofrecen potencia y rentabilidad al mismo tiempo. Es por ello que el número de matrices de almacenamiento tradicionales está en declive.

No hace mucho, para almacenar los datos de una empresa se recurría a una enorme cabina negra. Dentro se incluían un par de sistemas x86, algún que otro software rudimentario y discos duros donde guardarlo todo. Estos equipos se conectaban a los servidores a través de un canal de fibra de alta velocidad y se accedía a ellos por medio de una interfaz.

Se trataba de un método fiable, pero a la hora de transferir los datos el proceso era lento. En cambio, las matrices de memoria 100% flash (AFA, por sus siglas en inglés) aproximan los sistemas de almacenamiento a las CPU. Esto mejora el rendimiento de las aplicaciones de varias maneras: aumentando la velocidad de movilidad de datos, disminuyendo los picos de latencia que causan varios usuarios a la vez, y ahorrando energía.

La apuesta por la memoria flash

Una empresa puede dejar atrás a la competencia mediante una matriz 100% flash, ofreciendo un servicio más rápido a sus clientes y empleados. Además, como los análisis se pueden ejecutar casi en tiempo real, la capacidad de tomar decisiones también mejora.

Normalmente, estas prestaciones vienen acompañadas de precios altos, pero existe una forma de paliar estos costes tan elevados. Por ejemplo, la misma solución se podría implementar en un hardware de Lenovo que cumpla las especificaciones del sector. Este hardware es ampliable, permitiéndote conectarte a un clúster de discos estándar a través de una interfaz de sistema SAS. Con esto ya saldrías ganando en rentabilidad.

Si quisieras dar un paso más allá, se puede descartar la conectividad SAS, los cables y los discos. Esto se consigue creando una agrupación de almacenamiento en varios nodos y trasladándolo todo al nivel del sistema operativo.

Incorpora la matriz flash de Lenovo por el servidor en rack x3650 M5 (ideal para gestionar macrodatos que exijan mucho espacio) junto con Windows Server 2016, y obtendrás lo mejor en almacenamiento tradicional y almacenamiento basado en flash.

Da el salto a un rendimiento superior

Al instalar tu infraestructura en dos o más servidores Lenovo mediante el sistema de almacenamiento convergente de Microsoft (Storage Spaces Direct o S2D), lograrás un rendimiento asombroso. Podrás acumular hasta 3 PB de datos y un millón de operaciones de entrada y salida por segundo, lo que equivaldría a 900 000 lecturas y 80 000 escrituras por segundo.

Y todo eso con una simple solución de gama básica, sin necesitar hardware especializado ni una infraestructura SAS específica. Solo una conexión Ethernet y los servidores Lenovo que podrás incorporar individualmente.

Una vez instalado Windows Server 2016, solo necesitarás activar tres comandos de la interfaz gráfica de usuario para capturar los discos internos y agruparlos (o usar PowerShell, la herramienta perfecta para que tu equipo adopte una metodología DevOps). Seguidamente, solo te faltará establecer un nivel de rendimiento y un nivel de capacidad, y listo.

Si lo que necesitas es más capacidad, bastará con añadir otro servidor mediante un comando. S2D detecta las nuevas unidades en cuestión de segundos, añadiéndolas al grupo y redistribuyendo los datos.

Imagínate, por ejemplo, que solo quieres pasar de una solución basada en una unidad de disco duro a una que use una unidad de estado sólido. Las unidades de memoria no volátil requieren menos poder de procesamiento, con lo que este se puede redirigir a la aplicación.

Con la cabeza en la nube

SE Cloud Factory es el claro ejemplo de esta estrategia. Su centro de datos de última generación tiene sede en Dinamarca, y está especializado en ofrecer soluciones de nube. Su infraestructura combina los servidores de Lenovo con los procesadores de Intel, Windows Server 2016 y S2D, para crear una solución hiperconvergente de alto rendimiento.

Flemming Riis, director de tecnología en SE Cloud Factory, comenta: “Tras el desmantelamiento total de los silos, se nos ha presentado la oportunidad de diseñar una nueva solución centrada en el rendimiento. Ya podemos garantizar altas cotas de velocidad y estabilidad a todos nuestros clientes y, como consecuencia, podemos empezar a migrar las aplicaciones de mayor envergadura (como algunas bases de datos) a la nube. Esta solución ha superado todas nuestras expectativas, por no decir que requiere mucho menos espacio, y que los sistemas de alimentación, ventilación y refrigeración consumen menos energía”.

Su director ejecutivo, Jacob V. Schmidt, muestra la misma satisfacción con esta solución. “Ahora podemos enviar aplicaciones muy exigentes a la nube con total confianza, a la vez que damos un tremendo salto en términos de rendimiento. Y, sí, en lo que a capacidad se refiere, en principio se podría ampliar de forma ilimitada. Cabe destacar que todo esto es posible tanto con servidores básicos como con una infraestructura tradicional”.

En Lenovo contamos con equipos especializados en las soluciones definidas por software. Además, queremos ayudarte a aprovechar lo mejor de los sistemas de almacenamiento tradicionales y subirlos al tren de la velocidad, la estabilidad y la rentabilidad que caracterizan el almacenamiento basado en software.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

La oficina de cara a 2020

Todo lo que necesitan saber las organizaciones del siglo XXI.